Archivo

Agro colombiano, sin posibilidad de crecer más allá del café

De 34 actividades agropecuarias, no más de 5 tuvieron expansiones realmente visibles.

notitle
13 de marzo 2016 , 07:57 p.m.

La situación del sector agropecuario no da para celebrar. Pese a lograr un crecimiento de 4,8 por ciento en el último trimestre del 2015 y un acumulado en ese año de 3,3 por ciento, no hay señal de que el campo vaya a dar el rendimiento que se requiere para satisfacer la demanda interna y, de esa forma, producir para exportar y ayudar a equilibrar la deficitaria balanza comercial.

De 34 actividades que componen el sector, el café fue el único que arrastró la expansión de esta rama de la economía, cuyo desarrollo no solo es una deuda en Colombia, sino que es clave en el actual proceso de paz.

Así, de los cultivos de ciclo corto, el desplome en la producción fue de 3,2 por ciento, restándole 0,5 por ciento al producto interno bruto (PIB) agropecuario, según la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), con base en el valor de la producción.

En este bloque, el único cultivo que reportó un alza fue el arroz, lo que explica que Colombia no alcance a abastecer la demanda interna de productos básicos como el maíz, cuya producción cayó 24,8 por ciento, lo que hace necesario traer el producto del exterior.

Como el dólar está caro, su importación, que es clave para otros sectores como la alimentación de cerdos y pollos, arrastra y presiona los precios de la carne de cerdo y pollo, y los huevos, entre otros.

El protagonismo del café

Por el lado de los cultivos de ciclo largo, en el que entra el café, que no es comida, el 2,7 por ciento de crecimiento que logró este paquete agrícola se le atribuye, en más de la mitad, al café.

De hecho, individualmente creció 15,6 por ciento y aportó el 54,1 por ciento del total del PIB agropecuario, según el informe del PIB 2015 del Dane. Cabe destacar que la actividad cafetera repuntó, especialmente en el último trimestre del año pasado, con un impulso del 25 por ciento.

En el mismo grupo de cultivos de ciclo largo, el banano de exportación también tuvo liderazgo, al lado de la palma de aceite y el cacao, ya que –según Rafael Mejía, presidente de la SAC– “los demás permanecieron estancados; incluso, algunos de ellos reportaron descensos significativos”.

En el área pecuaria tuvieron crecimientos el subsector de aves (5 por ciento), pollo (4,8 por ciento), huevos (5,3 por ciento) y porcino (5,4 por ciento), mientras que la línea de bovinos solo creció 0,9 por ciento. Claro está, este subsector, que en conjunto se expandió en 3,2 por ciento, tiene un aporte grande de 36,1 por ciento en el total del PIB agropecuario.

En consecuencia, sin café, los productos agrícolas solo rindieron tanto como la golpeada minería: 0,6 por ciento.

Es más, dentro del sector agropecuario sucede lo mismo que en el contexto económico del país que hasta ahora ha dependido de los minerales: “El agro depende del café”, coinciden los analistas.

Clima, dólar y más

Si bien este año la explicación de lo sucedido con la producción agrícola en el país se le atribuye al fenómeno del Niño, que dañó parte de la producción, para Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, hay otros temas de fondo. “En Colombia hay necesidad de redefinir la política agropecuaria, volverse exportador. Pero, en general, el 2015 terminó muy bien para lo complejo de las circunstancias. El reto es el 2016, que empezó con un deterioro en el ánimo del empresariado”.

Para Villar, la estimación de crecimiento de la producción no irá más allá de 2,5 por ciento y, en el caso del sector agropecuario, Mejía apuesta por solo un 1 o 1,5 por ciento.

Todo porque hubo otras circunstancias que también impactaron al agro, cuyos efectos serán aún más perecederos que el del clima. Por ejemplo, la devaluación del peso frente al dólar, que encarece los costos de producción, ya que muchos insumos son importados.

“Con el fenómeno climático fue necesario aumentar el uso de fertilizantes para tratar de salvar lo que más se pudiera de la cosecha, lo que elevó aún más los costos de producción”, indicó Mejía.

Al analista sectorial José Leibovich no le sorprende que el campo continúe estancado. “En Colombia lleva un tiempo considerable en el rezago, en comparación con el resto de América Latina, mientras que países como Argentina y Uruguay han incrementado su productividad”.

Y agrega: “No tendrá esperanzas de despegar si persiste la existencia de un campo con subsidios que no impactan, precios de producción al alza y sin bienes públicos (carreteras, en especial), que es donde debe concentrarse el esfuerzo”.

Mucho menos si se continúan tomando medidas como la recientemente anunciada por el Gobierno, las cuales estimulan más las importaciones que la producción nacional –según agrega Mejía–, a lo que le suma la baja a cero de los aranceles a productos como fríjol, lentejas, ajos y la suspensión temporal de la franja de precios para los aceites crudos con el fin de controlar la inflación de alimentos.

Mejía, además, pone sobre la mesa las pocas ventajas que ha logrado Colombia con el intercambio comercial hacia Estados Unidos.

En 15 años no crecimos nada en exportaciones, nada, pero las importaciones se dispararon”. Estados Unidos, en particular, ha aprovechado el acuerdo, ya que en el 2012 importábamos un 15 por ciento de productos de ese país, y hoy la cifra llega al 68 por ciento. Por el contrario, Colombia solo ha logrado venderles un 38,1 por ciento de productos, destaca la SAC.

Algunos subsectores que salieron avantes durante el 2015

En medio de las eventualidades, hay algunos subsectores que compensan la tendencia a la baja al hacer el balance del 2015.

–Por ejemplo, pese a todo lo que se habla de la crisis eléctrica, el subsector ‘Generación, captación y distribución de energía eléctrica’ es de los que más crecieron: 3,9 por ciento durante el año pasado.

–En el caso de los establecimientos financieros, el subsector ‘Intermediación financiera’ reportó un incremento de 9,8 por ciento, más de tres veces el crecimiento de la producción total.

–Causa curiosidad que las telecomunicaciones hayan caído 1,3 por ciento en el 2015.

–Por su parte, el cacao está en un buen momento, ya que se expandió en 32,6 por ciento, según cálculos de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC).

ECONOMÍA