Archivo

'Habría que preguntarles a los abogados quién les paga': G. Echeverri

El Gobernador de Caldas habló con EL TIEMPO sobre su defensa ante la suspensión del cargo.

notitle
13 de marzo 2016 , 08:36 a.m.

El gobernador de Caldas, Guido Echeverri, fue suspendido este jueves por decisión del Consejo de Estado, que consideró que había violado la prohibición constitucional a la reelección de mandatarios locales. Dos abogados insisten en que violó la Constitución porque, según ellos, se reeligió. (Lea también: Gobernador de Caldas responde tras suspensión del Consejo de Estado).

El actual mandatario también fue elegido para ese cargo en el 2011 y lo ejerció entre 2012 y 2013. Luego, esa primera elección fue anulada por el mismo alto tribunal, debido a una inhabilidad. Como quedaban dos años y medio de ese periodo, luego de su salida del cargo se celebraron elecciones atípicas. El vencedor fue Julián Gutiérrez Botero, que se desempeñó como mandatario departamental hasta el pasado 31 de diciembre.

Echeverri ganó de nuevo las elecciones el año pasado, avalado por fuerzas políticas muy diferentes, y se posesionó en enero para el periodo 2016-2019. Esta semana, el Consejo de Estado anunció que lo suspenderá de forma provisional mientras estudia el caso para tomar una decisión definitiva. (Puede interesarle: La 'dinámica' tras el lío del gobernador de Caldas).

En diálogo con EL TIEMPO, el gobernador caldense planteó algunas dudas sobre las motivaciones que puede haber detrás de las demandas. Fue prudente al opinar sobre su estrategia de defensa, pero enfatizó sobre la nulidad de su primera elección. "Es como si me acusaran de bigamia luego de anularme el matrimonio", explica.

¿Cometió un error volverse a lanzar?

No. Con los partidos que me avalaron, hice las consultas suficientes con la sala del Consejo de Estado que está establecida para eso y expidió un concepto claro, contundente e inobjetable, que nos llevó a la conclusión de que tenía las condiciones legales para inscribirme como candidato a la Gobernación. Tanto, que el CNE negó la impugnación contra mi elección con argumentos similares.

Entonces, ¿a qué atribuye el cambio de posición del Consejo de Estado?

No es un cambio de posición. Es la decisión de una magistrada y de una sala que ha considerado que hubo una violación a la norma. Eso es lo que me cuentan, porque no he sido notificado. Luego podré enterarme mejor. Debo aclarar que respeto la justicia y me acojo a las decisiones, pero también vamos a interponer los recursos correspondientes.

¿Considera que le faltaron garantías?

Los conceptos no obligan. Una instancia distinta del Consejo de Estado no tiene por qué estar de acuerdo a rajatabla con la sala de consulta. Pero sí hay jurisprudencia que dice que la anulación de elecciones hace que desaparezcan del mundo jurídico, eso también lo tuvo en cuenta el CNE. Entonces, esto es como si me acusaran de bigamia después de haber anulado mi matrimonio y haberme vuelto a casar.

¿Ya tiene lista la estrategia de defensa con su abogado?

Él está pendiente de que le llegue la providencia para poderla analizar.

En caso de que la decisión quede en pie, ¿lo volveremos a ver de candidato?

Yo espero que este proceso se gane en todas las instancias y no me aventuro a dar opiniones sobre hipótesis que no tienen ningún fundamento en este momento. Considero que tenemos toda la razón jurídica para continuar ejerciendo el cargo hasta 2019.

¿Se siente traicionado por políticos que lo acompañaron cuando en su primera elección y ahora no lo hacen?

No, de ninguna manera. Entiendo esto como la actitud de unas personas que consideran que estoy inhabilitado e inician un proceso jurídico que nos permitirá demostrar que nosotros tenemos la razón y no ellos. Conozco dos demandas, interpuestas por dos abogados. No sé a ellos quién los contrató, de tal manera que no puedo afirmar que detrás esté la postura oficial de algún partido o dirigente. Pero en estos casos siempre hay ingredientes políticos

Uno de estos abogados lo defendió la vez pasada...

Perdimos contacto. Ahora anda demandándome cuando hace cuatro años me defendió. No tengo ningún problema con él ni tengo cosas pendientes. No sé quién le esté pagando hoy. Es una pregunta que hay que hacerle a él, pero yo respeto su condición de abogado. Pienso que son circunstancias distintas y el habrá obrado de conformidad con su postura ética.

¿Y con respecto a quienes cambiaron al contrario, que hace cuatro años no lo acompañaban y ahora sí?

A uno en la campaña no lo acompaña todo el mundo. Eso es normal. Uno supone que esos afectos, en el campo de la política electoral, se dan por un estilo de gobernar. Hay a quiénes no les gusta que uno sea totalmente correcto en la administración. Yo respeto eso. En nuestra elección participó mucho elector independiente. Nunca un candidato había sacado tantos votos y se lo agradezco inmensamente a los caldenses.

¿Cómo percibió la manifestación del viernes para apoyarlo?

Es una muestra de apoyo y una manifestación de democracia. No se trata de controvertir o cuestionar la decisión del Consejo de Estado, sino de una expresión de simpatía y afecto por quien ejerce el cargo de gobernador.

En lo personal, ¿cómo ha tomado la decisión? ¿Qué le ha dicho su esposa, por ejemplo?

Nosotros somos muy serenos frente a estos temas. Sabemos que en la vida pública se presentan ese tipo de contingencias. Lo asumimos con tranquilidad porque actuamos con toda responsabilidad y tenemos argumentos suficientes.

Usted viene de academia. ¿Qué lección le queda sobre la práctica de la política y la justicia en Colombia?

A mí no me toma por sorpresa que este tipo de cosas ocurran. Es parte del giro ordinario de la política. Uno a veces pierde. Aquí se perdió la batalla pero no la guerra.

 

El viernes hubo una manifestación de apoyo frente al edificio de la Gobernación de Caldas. Llegó gente de varios municipios.

El viernes hubo una manifestación de apoyo frente al edificio de la Gobernación de Caldas. Llegó gente de varios municipios. Foto: John Jairo Bonilla.

Caldas está en vilo desde el anuncio

Incertidumbre. Eso es lo que se percibía el jueves en el edificio de la Gobernación de Caldas, tras la decisión de la sección quinta del Consejo de Estado de suspender de manera provisional al mandatario departamental, Guido Echeverri Piedrahíta.

Hacia las 11 de la mañana empezó a rondar la información en los medios de comunicación nacionales. A mediodía, desde las guardias de seguridad hasta los asesores más cercanos al despacho expresaban su preocupación por las implicaciones que podía tener para ellos la suspensión del gobernador.

El secretario ejecutivo en Caldas de Cambio Radical –el partido de Echeverri–, Jairo Antonio Mejía Álvarez, dijo que esa colectividad recibió la noticia “con mucho pesar por el departamento”.

Más tarde, el propio Guido Echeverri habló ante los medios y aseguró no entender “qué pudo haber pasado” para que el Consejo de Estado tomara esa determinación. También se declaró respetuoso de la justicia y anunció que hará uso de los recursos legales a los que tiene derecho.

El secretario de Gobierno del departamento, Carlos Alberto Piedrahíta Gutiérrez, dijo que “estamos confiados en que eso va a salir bien”. Y agregó que “vamos a seguir trabajando de acuerdo al mismo plan de desarrollo”. Además, aclaró que Echeverri seguirá al frente de la Gobernación hasta que se resuelva el recurso de reposición que piensa presentar una vez sea notificado.

Entre tanto, en la Asamblea hay preocupación. “Si esto es grave para Guido; para Caldas, más”, afirmó el presidente de esa corporación, Henry Gutiérrez Ángel, del Partido de La U. Aseguró que sería “lamentable” que el Consejo de Estado dejara en firme su decisión, pero dijo que por lo pronto “hay que acatar el fallo”.

A las 6 de la tarde, ya había convocada una marcha para el mediodía del viernes frente al edificio de la Gobernación, a la que asistieron líderes sociales y comunitarios de diferentes municipios, así como protagonistas políticos de la región: diputados, concejales y el senador Mauricio Lizcano.

El alto tribunal tomó la medida de suspender al gobernador a raíz de una demanda que alega que no podía ser electo para ese cargo en dos periodos consecutivos, teniendo en cuenta que Echeverri también ganó las elecciones en 2011, para el periodo 2012-2015.

No obstante, esa primera elección fue anulada por el Consejo de Estado cuando él llevaba un año y medio en el cargo. El alto tribunal consideró que, en ese entonces, que Echeverri estaba inhabilitado porque su esposa, Ana María Jaramillo, había sido secretaria encargada de Hacienda de Manizales durante el año anterior a los comicios.

Por esta razón, en 2013 hubo elecciones atípicas en el departamento. En estos comicios, el vencedor fue Julián Gutiérrez Botero, quien se desempeñó en el cargo hasta el pasado 31 de diciembre.

En octubre, Echeverri fue electo para el periodo actual. Antes de presentar su candidatura, la sala de consulta del Consejo de Estado dio un concepto favorable y, antes de su posesión, el Consejo Nacional Electoral negó una impugnación en su contra.

Esos dos pronunciamientos serían las principales cartas del gobernador para defenderse y poder terminar su periodo. Sin embargo, dice estar a la espera de la notificación oficial para definir claramente los argumentos que va a presentar ante el tribunal.

Echeverri ganó las elecciones del 25 de octubre de 2015 con 198.562 votos, más del doble que su competidor más cercano y casi la mitad de toda la votación válida en Caldas. Su candidatura contó con el aval de Cambio Radical y La U.

José Felipe Sarmiento Abella
Corresponsal EL TIEMPO
Manizales