Archivo

Jugando con candela (II)

Decisión de no atender recomendaciones, puede estarnos sometiendo a un mayor riesgo de racionamiento

12 de marzo 2016 , 08:36 p.m.

El Gobierno tomó un riesgo muy alto al no atender la recomendación del Consejo Nacional de Operación del sistema eléctrico, compuesto por todas las empresas del sector, y de XM, la empresa pública que lo opera día a día. El Consejo tiene la obligación legal de “advertir con suficiente tiempo de anticipación la crisis y las medidas que deben adoptarse”. El incendio en Guatapé no pudo llegar en peor momento y ha hecho muy difícil evitar el racionamiento. Por eso, y con base en las recomendaciones técnicas de XM, el Consejo urgió el martes aplicar un racionamiento preventivo equivalente al 5 % de la demanda por seis semanas, para forzar ahorros del agua ya muy escasa en los embalses, disminuir las presiones sobre las térmicas (que ya causaron la salida de Termoflores 4) y reducir así el riesgo creciente de un racionamiento posterior más fuerte. A las 6 semanas se evaluaría si el racionamiento preventivo recomendado podría suspenderse o debería continuarse o reforzarse.

Resulta sorprendente que el alto Gobierno se adelantara a rechazar esta recomendación de los organismos competentes y expidiera, en su lugar, una serie de medidas para ahorrar energía, cuya efectividad es menos segura. En efecto, el Gobierno autorizó el lunes que la Creg (la Comisión de Regulación del Sector) tomara las medidas tarifarias que estime necesarias para promover el ahorro de energía eléctrica mientras dure la emergencia. La Creg las expidió ese mismo día, lo que sugiere que venía estudiándolas desde antes. Hubiese sido mejor aplicarlas cuando había más espacio para experimentar.

El primer grupo de medidas es para los usuarios residenciales. Si su consumo en marzo es menor que el de febrero, tendrán una rebaja tarifaria equivalente a $ 450 por cada kilovatio/hora ahorrado. Si es superior, tendrán un recargo tarifario de $ 450 por cada kilovatio/hora adicional a su consumo de febrero. Los expertos han advertido ya de algunos problemas que contiene la medida y del hecho de que podría no haber una reducción de consumo tan grande como la que habría con el racionamiento preventivo.

El segundo grupo se orienta a facilitar a las empresas que autogeneran, o que tienen plantas de reserva, a vender energía al sistema a precio de bolsa. Esta medida y una mayor liberación del gas usado por Ecopetrol para las térmicas pueden ser efectivas con mayor certeza. A mi juicio, se han debido combinar con el racionamiento preventivo recomendado por el Consejo al sector residencial.

¿Por qué no se hizo así? Es fácil adivinarlo. Santos no quiere que nada empañe el proceso de firma del acuerdo de La Habana y el plebiscito posterior. Esa película ya la hemos visto con el aplazamiento de la reforma tributaria. El Gobierno vuelve otra vez a jugar con candela. En ambos casos, el Presidente optó por minimizar los riesgos políticos de corto plazo, al costo de incurrir en riesgos mayores para la economía y el suministro eléctrico, lo que puede terminar acarreando un costo político mucho mayor que el que se pretende evitar. Se intuye al jugador de póker detrás de estas decisiones. ¡Pero está apostando con nuestro bienestar! Ojalá, por el bien de todos, la suerte lo acompañe. Por ahora, los primeros resultados del nuevo paquete lucen bien.

Haber desconocido las recomendaciones del Consejo y XM contribuye, además, a desinstitucionalizar el sector. Ya el Congreso pide también descabezar la Creg. Pasada la emergencia habrá que enmendar los errores regulatorios acumulados en los últimos años y reforzar o reestructurar las instituciones. No es el momento de improvisar.

P.S. Muy buena la noticia del acuerdo de todos los partidos con respecto a las zonas de concentración de las Farc. Ojalá sigan en esa tónica.

GUILLERMO PERRY