Archivo

Inviable reapertura del Carlos Vieco por fallas

Estudio arrojó que daños estructurales de este teatro ponen en riesgo la vida de las personas.

notitle
11 de marzo 2016 , 08:45 p.m.

La infraestructura deteriorada y sucia del teatro al aire libre Carlos Vieco, ubicado en el cerro Nutibara, aún guarda entrañablemente las tardes de música, cuentería, poesía y humor que vivió un año atrás, antes de que fuera cerrado al público por la Administración Municipal para comenzar labores de remodelación.

Sin embargo, apenas hace unos días se obtuvieron los resultados del estudio patológico que realizó en el 2015 la Secretaría de Cultura Ciudadana para identificar los aspectos concretos a intervenir en la obra.

Las instalaciones hidrosanitarias y eléctricas, puertas, baños, camerinos, graderías y escenario presentan fallas estructurales y están invadidas de vegetación.

La secretaria de Cultura, Amalia Londoño, aseguró que la dependencia nunca se ha olvidado del teatro. “El año pasado hubo actos de vandalismo. Toda la red eléctrica está caída, hay aguas perdidas y cualquier arreglo que se le haga termina dañándose en cuatro o cinco meses”, agregó.

Según Londoño, se han hecho unas reparaciones, pero el estudio que se hizo con la Ley de Espectáculos Públicos arrojó que el Carlos Vieco tiene un daño estructural que podría poner en riesgo la vida de las personas.

No obstante, algunos artistas han manifestado su descontento con el descuido del lugar. “Es un deber del Estado mantener y preservar ese tipo de sitios, así como evitar que se deterioren”, aseguró Román González, gestor cultural que la semana pasada denunció por medio de un video la problemática del teatro.

De acuerdo con González, lo que buscan él y demás adeptos de la escena, es diseñar un plan, con el apoyo de la Alcaldía de Medellín, para articular un equipo que desarrolle componentes de inversión social a través del teatro para devolverle la vida, no solo a las instalaciones del lugar sino también a la programación cultural.

El valor agregado del teatro al aire libre es que fue incubadora de muchos de los artistas antioqueños. Allí abrieron sus ojos bandas como Ekhymosis, Estados Alterados, Perseo,Orión y La Pestilencia.

Lo que piden hoy los gestores culturales es que se reabra el Carlos Vieco “para los talentos locales: para el rock, para la poesía, para la música popular, pero esencialmente, para que la gente de Medellín recupere ese lugar apacible donde cualquiera puede ir a disfrutar un concierto sabatino o dominical acompañado de su familia y de unas viandas caseras, porque eso también es construir paz territorial”, manifestó.

Ese lugar artístico, también ha servido como escenario para el Festival Internacional de Poesía de Medellín y el Festival Altavoz.

Fernando Rendón, fundador y director del Festival Internacional de Poesía de Medellín, contó que desde comienzos del año pasado la exsecretaria de Cultura, María del Rosario Escobar, le dijo que no podía prestarles el teatro porque se iniciarían unas reparaciones, por lo que les tocó hacer la inauguración del Festival en el parque de Los Deseos y no en el Carlos Vieco como lo venían haciendo desde hace 24 años.

“A nosotros nos parece muy extraño que un lugar tan histórico y emblemático de la ciudad, con fuerzas espirituales y culturales tan fundamentales, esté cerrado desde hace tanto tiempo, en un evidente acto de abandono y negligencia del gobierno municipal por este sitio vital para Medellín”, expresó Rendón.

Además, continuó, esto aunado a la preocupación de que al presupuesto del Festival Internacional de Poesía de Medellín se le restaron 50.000.000 de pesos en el comienzo del nuevo periodo administrativo y 190.000.000 de pesos por parte del Gobierno Nacional.

Con referencia a las peticiones de quienes han mostrado su descontento con el cierre del teatro, el alcalde Federico Gutiérrez se comprometió a destinar recursos para su recuperación.

Asimismo, Londoño afirmó que no quiere “paños de agua tibia en las reparaciones, sino una reforma definitiva, pero eso lleva un tiempo prudente”.

Por su parte, el teatro Metropolitano José Gutiérrez Gómez, con cierre indefinido al público desde el pasado 19 de febrero, está a la espera de que se determinen las posibles soluciones para saber la durabilidad y el costo de los arreglos.

De acuerdo con la directora de ese teatro, María Patricia Marín, “el tiempo de cierre dependerá de la solución que se defina, la cual está siendo estudiada rigurosamente por el comité técnico y por la comisión de la junta directiva”.

Londoño invitó al Teatro Metropolitano, como entidad privada, a participar de la Ley de Espectáculos Públicos, que es la vía legal para poder ayudarlos con los recursos para la reparación del fenómeno de corrosión acelerado de la estructura metálica en la fachada norte del edificio.

Por ahora, la ciudad deberá trabajar en el mantenimiento, fortalecimiento y diversificación de escenarios culturales alternos que, sin duda alguna, son de beneficio para toda la ciudadanía.

DAFNA VÁSQUEZ
Para EL TIEMPO