Archivo

Una de cada tres parejas viven en unión libre en el país

Informe realizado en 49 países muestra que en Colombia solo una de cada cinco parejas son casadas y que ocho de cada 10 niños nacen de madres solteras.

10 de marzo 2016 , 09:05 p.m.

Colombia sigue superando a muchos países en indicadores de familia, como el porcentaje de niños que nacen fuera del matrimonio o el de los que viven solo con uno de sus padres o, incluso, de las parejas en unión libre.
Así lo ratificó el Mapa Mundial de la Familia 2015, elaborado por Child Trends y Social Trends Institute, que reúne información de 49 países, que representan a la mayoría de la población mundial.

El documento, en el que aportaron como socios académicos ocho universidades e institutos del mundo –entre ellos la Universidad de La Sabana–, aborda 16 indicadores y se concentra en cuatro áreas: estructura familiar, aspecto socioeconómico familiar, procesos familiares y cultura familiar.

En los indicadores de matrimonios y uniones libres, por ejemplo, Colombia, con cifras del 2010, sobresale. Entre las naciones incluidas en el informe, el país tiene el porcentaje más alto de adultos en edad reproductiva (18 a 49 años) que viven en unión libre (35 %) y el menor (20 %) de casados en la misma población.

“No podemos caer en los extremismos, porque se hace una lectura equivocada de la realidad y eso lleva a que al momento de diseñar políticas públicas se haga de manera incorrecta”, dice Juan Camilo Díaz, profesor investigador del Instituto de la Familia de La Sabana, quien explica que “si bien el 20 por ciento de colombianos en edad reproductiva está casado, un 33 por ciento sigue soltero, un 30 por ciento vive en unión libre, un 15 por ciento está separado y un 2 por ciento es viudo”.

Frente a la estructura familiar, señala que la mayoría de niños en el mundo vive en hogares con padre y madre. Sin embargo, en Suramérica más de la mitad de los niños nacen de madres solteras. Colombia, concretamente, reporta el índice más alto de la región, con un 84 por ciento.

Dentro de la región, el país presenta el porcentaje más bajo de niños que viven con sus dos padres (62 por ciento) y tiene los índices más altos de menores que viven con un solo padre (27 por ciento) y sin sus padres (11 por ciento).
Para Díaz, no se quiere decir que vivir con un solo padre genere traumatismos o sea mal visto. “Pero existen estudios que indican que lo mejor para un niño es crecer con los dos”, añade. Agrega que para un niño vivir con familia extensa puede traer beneficios en el bienestar del hogar y en la transmisión de valores, pero también hay riesgos. “Si no hay una adecuada organización y definición de roles, puede haber violencia intrafamiliar”, explica.

Redacción Vida