Archivo

Se desenreda la elección del Fiscal en la Corte Suprema

Designación de 7 magistrados le permite al alto tribunal elegir, de una terna, al sucesor de Montealegre.

notitle
10 de marzo 2016 , 09:01 p.m.

Tras meses de intentos fallidos para llenar vacantes que tenían hasta dos años, la Corte Suprema de Justicia eligió ayer a siete magistrados y con ello destrabó la elección del nuevo Fiscal General, que reemplazará a Eduardo Montealegre en menos de tres semanas.

Esa elección estaba en vilo porque en la Corte solo había 17 magistrados titulares (incluido Leonidas Bustos, quien se va este mes, pero que ya tiene reemplazo) y, por reglamento interno, se necesitaban al menos 16 votos para alcanzar mayorías. La incertidumbre en la Corte, además, había dilatado la presentación de la terna de aspirantes, función que corresponde al presidente Santos.

En la Sala Penal, la Corte nombró a los magistrados José Francisco Acuña y a Luis Antonio Hernández; en la Sala de Casación Laboral fueron elegidos los magistrados Fernando Castillo Cadena, Gerardo Botero Zuluaga y Jorge Luis Quiroz Alemán, y en la Sala Civil, Luis Alonso Rico Puerta y Aroldo Wilson Quiroz.

Con sus designaciones, la Corte Suprema vuelve a quedar con 23 magistrados.

Fuentes del Gobierno habían manifestado que el Ejecutivo no enviaría una terna con los nombres de los posibles sucesores de Montealegre hasta que la Corte tuviera todas sus curules llenas, lo que mantenía las alertas de una posible interinidad en la Fiscalía, en un momento clave para el país: la inminente firma de la paz con las Farc.

Fuentes de Palacio aseguraron que aunque la presentación formal de la terna podría demorarse el tiempo que tarden las posesiones de los nuevos magistrados, son fuertes las posibilidades de que estén en la lista el ministro de Justicia, Yesid Reyes, y el exministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez.

Esas fuentes aseguran que se está buscando una mujer para la terna y que han sonado los nombres de Catalina Botero (conjuez de la Suprema y exrelatora para la Libertad de Expresión de la OEA) y de la actual secretaria jurídica de Palacio, Cristina Pardo.

La Corte también se puso ayer de acuerdo para nombrar a su nueva presidenta, la magistrada de la Sala Civil Margarita Cabello Blanco, y a su vicepresidente, Rigoberto Echeverri Bueno.

Puja en la Sala Civil

Aunque oficialmente nunca se había admitido que en la Corte Suprema existían divisiones, lo cierto es que miembros de ese tribunal reconocen existían varios bandos y que su puja había dilatado las elecciones internas y, de carambola, el proceso de sucesión en la Fiscalía.

Según esas fuentes, la pelea se gestó en la Sala Civil, que tenía dos de las vacantes. Con esa división ninguno de los candidatos conseguía los 16 votos necesarios.

La disputa terminó impidiendo que el magistrado Fernando Giraldo, de la Sala Civil y quien fue vicepresidente en 2015, ocupara la Presidencia del tribunal. Giraldo terminó apoyando a Margarita Cabello, señalada como cercana al procurador Alejandro Ordóñez (fue su subalterna).

La disputa fue tan seria que en la Sala Plena en la que renunció a la candidatura, Giraldo aseguró que su declinación era “inevitable y definitiva dadas las circunstancias de hostilidad y retaliación del momento”. Giraldo está próximo a cumplir la edad de retiro forzoso y ese fue el argumento de sus opositores.