Archivo

El 'dentista del horror' enfrenta ahora la justicia en Francia

Se lo acusa de haber sometido a más de 100 pacientes a tratamientos lesivos y mutilaciones.

10 de marzo 2016 , 05:50 p.m.

El holandés Mark Van Nierop, apodado el "dentista del horror" por la prensa, comparece desde el martes ante la justicia de Francia por haber mutilado y estafado a un centenar de pacientes en este país entre el 2008 y el 2012.

Los debates en el tribunal de Nevers (Francia) empezaron, tras 18 meses de reclusión del dentista, con un examen de la personalidad del dentista, acusado de mutilaciones, estafa y falsificación de documentos.

Van Nierop, de 51 años, trató de esquivar las primeras preguntas formuladas por el juez Thierry Cellier. Molesto por sus "elucubraciones", éste lo llamó al orden, considerando sus respuestas "muy ambiguas".

¿Actuó por dinero o enfermedad? Según un peritaje psicológico presentado al tribunal, el acusado sufre de una "patología narcisista" que le hace perder "todo sentido moral". Otro experto recalcó, en cambio, que tenía "perfecta consciencia de sus actos".

Jacobus Mark Van Nierop se instaló en el 2008 en Château-Chinon y abrió un consultorio en esta ciudad, situada en una región del este de Francia en la que los servicios de salud son escasos.

Irregularidades de facturación de sus servicios hicieron sospechar a la Seguridad Social y a varios de sus pacientes, mientras empezaban a acumularse las demandas.

Entre las reclamantes figura Nicole Martin, quien formó un colectivo de 120 víctimas, cuenta que el dentista le "desvitalizó dos dientes sanos y le extrajo otros dientes a causa de un absceso".

Sylviane Boulesteix, de 65 años, es otra de las afectadas; ella consultó al dentista en marzo del 2012 para ponerse un puente. "Me hizo siete u ocho inyecciones, me arrancó ocho dientes de una vez y me puso el aparato a vivo. Mi boca fue una fuente de sangre durante tres días", cuenta.

Géraldine Letot, de 36 años, consultó a Van Nierop por una caries. "Varias visitas después, me dolían trece dientes", cuenta.

Una de sus antiguas asistentes afirmó en una declaración, leída por el juez, que el objetivo del dentista era ganar mucho dinero. "¿Ama usted el dinero?", le preguntó el juez. "Sin comentarios", se limitó a responder el acusado. Pero el dentista reconoció que había practicado a pacientes tratamientos que no corresponden a las "reglas del arte".

A fines del 2013, ya inculpado y bajo control judicial, el holandés huyó a Canadá, donde fue detenido en septiembre del 2014 y donde hizo una tentativa de suicido.

De acuerdo con Nicole Martin, tras ser expulsado a su país, Holanda, "Van Nierop dijo allí que había matado a su primera esposa, fingió locura, se declaró transexual... Lo intentó todo para evitar ser extraditado a Francia".

Joseph-Oudin, abogado del colectivo de víctimas, afirmó que este proceso debe permitir "comprender como pudo llegarse a tal desastre".

En Holanda, Van Nierop había sido ya antes objeto de sanciones discipliarias a raíz de demandas de sus pacientes. En Francia enfrenta un proceso que se prolongará hasta el 18 de marzo y que podría acarrearle diez años de prisión y 150.000 euros de multa.

FRANCIA (AFP)