Archivo

Editorial / Los hombres de la paz

Editorial de la directora de CARRUSEL, Adriana Garzón.

10 de marzo 2016 , 01:56 p.m.

Cada hombre que se detenga a reflexionar sobre cómo fue criado, reconozca las costumbres arcaicas que le enseñaron y tenga la capacidad de repensarse y de renacer por una sociedad justa, sin agresiones ni maltratos a la mujer, es un peldaño más en el ascenso para construir una Colombia en paz.

En el seno de nuestros hogares, en lo más íntimo de nuestras casas, es donde se genera el cambio real y contundente hacia un país equitativo y próspero. Son esas lecciones cotidianas las que darán un giro real a nuestra realidad. Es nuestro deber educar en equidad, respeto, tolerancia, armonía y apoyo.

Necesitamos hombres y mujeres que construyan juntos y al mismo nivel en todos los frentes (laboral, social y familiar). Hombres conciliadores, tolerantes, amorosos y tiernos, que tengan claro que asumir actividades domésticas y de crianza es también su responsabilidad, tanto como cuidar de su propio cuerpo.

Con este tema sobre las nuevas masculinidades continuamos nuestro apoyo a la Línea Púrpura, una iniciativa de la Secretaría Distrital de la Mujer, en alianza con la empresa de belleza Masglo, en busca de un trato justo y equitativo para la mujer.

Consecuentes con esta campaña, invitamos en esta edición como nuestro personaje de portada a Marcela Carvajal, actriz y psicóloga de profesión, una mujer que avanza por la vida rompiendo estereotipos, escarbando en sus emociones, confrontándose y promoviendo cambios. Hoy, lidera múltiples iniciativas de apoyo y fortalecimiento a la mujer.

Con ella y con nuestros aliados los invitamos al conversatorio '¿Sabe usted si es víctima de algún tipo de violencia?', que realizaremos en la Casa Editorial EL TIEMPO el próximo 15 de marzo.

Antes de terminar quiero darle la bienvenida, en esta nueva etapa de CARRUSEL, al caricaturista Matador, quien con su creatividad e ingenio cerrará cada edición con el propósito de dejar en cada uno de ustedes una sonrisa. Matador, gracias y muy bienvenido.

ADRIANA GARZÓN