Archivo

Con energía nuclear piensan combatir el zika

El OIEA lanzará una respuesta nuclear contra el zika las zonas más afectadas en América Latina.

notitle
10 de marzo 2016 , 12:04 a.m.

La Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de la ONU aprobó hoy en Viena un ambicioso proyecto que busca combatir con energía nuclear el virus zika, que afecta gran parte de América Latina y el Caribe.

La iniciativa se dirigirá a unos 30 países de la región en los próximos cuatro años, con un presupuesto de 2,28 millones de euros (2,5 millones de dólares), que serán financiados mediante contribuciones voluntarias de los Estados miembros del OIEA.

El objetivo es controlar mejor la población de mosquitos transmisores del virus del zika, que ha sido relacionado con la microcefalia, una malformación del cerebro de los recién nacidos.

Para ello, el OIEA ofrecerá equipos que pueden detectar en cuestión de horas no solo esta enfermedad sino también otros como el dengue o la chikungunya.

"Así se puede determinar dónde mejor concentrar la lucha contra el zika", explicó Luis Longoria, director para América Latina en el Departamento de Cooperación Técnica del OIEA.

Hasta ahora, siete países -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Panamá- han recibido del OIEA equipos de este tipo, valorizados en unos 40.000 dólares cada uno.

Además, el OIEA ofrecerá cursos de capacitación a gran escala para personal médico y científicos de la región latinoamericana y el Caribe, los más afectados por ahora por el zika, que obligó a la Organización Mundial de la Salud ha emitir una alerta sanitaria internacional.

Los primeros cursos se celebrarán en abril y acogerán en Viena a una veintena de personas de América Latina y el Caribe durante dos semanas.

¿Cómo funciona?

El eje de la lucha nuclear contra el zika es la llamada técnica del insecto estéril (SIT, por sus siglas en inglés), una medida que ya se ha aplicado con éxito en contra de otras plagas como de la mosca de la fruta.

El SIT consiste en criar millones de insectos machos esterilizados mediante su exposición a radiación, para dispersarlos de manera sistemática en zonas afectadas, donde se aparean con las hembras sin lograr descendencia, con lo que la población de los mosquitos se va reduciendo paulatinamente.

En un primer intento, el OIEA asistirá a Brasil, el país más afectados, a soltar esos insectos esterilizados en dos áreas piloto a partir de septiembre.

"Estimo que a partir de fin de año deberíamos registrar ya una reducción de la población de mosquitos", aseguró Aldo Malavesi, directo adjunto del Departamento de Ciencias Nucleares del OIEA.

Precisó que este método solo tiene sentido en el marco de una estrategia más amplia que incluya medidas convencionales como la fumigación, eliminación de aguas estancadas y otras.

En todo caso, destacó el experto brasileño, la técnica de SIT tiene el "efecto secundario" de que no solo ataca el virus del zika sino también al dengue y la chikungunya.

Con la ayuda del OIEA, Brasil podrá pronto producir un millón de mosquitos esterilizados por semana.

"Necesitamos producir "súper machos". Eso es uno de los puntos clave del SIT. Debemos tener mucho énfasis en el control de calidad", explicó Malavesi.

Sin embargo, antes de liberar a los insectos esterilizados, se debe primero determinar las zonas más afectadas por el virus.

"Los países están determinando ahora las mejores zonas para la liberación (de mosquitos). Antes de liberarlos, debemos saber dónde están las zonas prioritarias", concluyó Longoria, quien expresó su esperanza de que muchos países vayan a apoyar este proyecto.

GDA/ EL COMERCIO (Perú)