Archivo

Uribe y Pastrana, de nuevo en orillas distintas por la paz

Pastrana dice que el líder del Centro Democrático ha pactado zonas de despeje con Santos.

notitle
10 de marzo 2016 , 11:25 a.m.

El acuerdo político entre santistas y uribistas que permitió aprobar la ley que crea las zonas de concentración para las Farc volvió a abrir un abismo entre los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

El exmandatario conservador, quien ahora es más crítico del proceso de paz de La Habana que el mismo Uribe, arremetió esta mañana contra el líder del Centro Democrático (CD) acusándolo de haber pactado “incondicionalmente 10 zonas de despeje con Juan Manuel Santos”.

La declaración emitida a través de su cuenta de Twitter tiene un evidente tono de reclamo.

Pastrana y Uribe han tenido tiempos de duros enfrentamientos (ocurrió durante los gobiernos de cada uno), pero hace cerca de dos años se reconciliaron para oponerse al proceso de paz y atacar a Santos.

Uribe prácticamente ganó su primera elección en el 2002 desprestigiando el gobierno de Pastrana, que terminaba su mandato ese año. De hecho, algunos creen que lo que le dio el triunfo a Uribe fue el haber dicho que si ganaba las elecciones acabaría la zona de distensión de El Caguán, el primer día de su gobierno.

Después, durante los dos mandatos de Uribe, Pastrana lo acusó varias veces de inclinarse a favor del paramilitarismo.

No obstante, el 19 de enero de 2014, Uribe y Pastrana hicieron de lado sus acusaciones mutuas de tantos años para sentarse a manteles a hablar de paz.

En declaraciones a EL TIEMPO, en esa oportunidad, Pastrana aseguró que prefería ser amigo de Uribe que del presidente Juan Manuel Santos.

Las relaciones entre Pastrana y Uribe han estado marcadas por subidas y bajadas.

Durante su gobierno, Pastrana le ofreció a Uribe formar parte de su gabinete, pero este se rehusó. En cambio Uribe sí logró que Pastrana, como expresidente, formara parte del suyo. Lo designó embajador en Washington, pero en cuestión de meses renunció a su cargo.

Pastrana no admitió que Uribe nombrara al expresidente Ernesto Samper, embajador en Francia, y salió del Gobierno tirando la puerta.

En esa ocasión Pastrana dejó la embajada en Washington y Samper rechazó el ofrecimiento para ir a París, quedando Uribe en medio de dos fuegos.

Los últimos dos años, Pastrana y Uribe atacaban el proceso de La Habana desde flancos parecidos. Coincidían a menudo en sus reparos sobre el tema.

Pero el acuerdo político entre uribistas y santistas, este miércoles, para pasar la ley que permite crear zonas de ubicación temporal para las Farc y levantar las medidas de aseguramiento a los excombatientes, tras la firma del acuerdo del fin del conflicto, volvió a dejar a Uribe y a Pastrana en orillas distintas.

Uribe, uno de los líderes con más seguidores en Twitter, respondió de inmediato a Pastrana a través de esa red. “Cómo nos vamos a oponer a la concentración de la Farc si lo venimos reclamando desde que anunciaron lo de La Habana”, dijo.

Agregó, además, que “la destrucción de armas, propuestas por el Centro Democrático y aprobada por la Plenaria, no incluyó pacto con el Gobierno”.

Una pregunta que ha surgido esta mañana es si Pastrana estará ahora más solo en contra de un proceso que tiene el apoyo de la comunidad internacional, de todos los partidos políticos en el país.

El exmandatario conservador no es muy activo en la política interna ni tiene mucha influencia en su partido. Está más dedicado a asuntos externos, por lo que no se espera que sus opiniones sean de mayor impacto contra el proceso de paz de La Habana.

Eso contrasta con el hecho de que la aproximación del uribismo al primer gran acuerdo político para un asunto clave del proceso de paz podría abrir las puertas a nuevos acuerdos con el gobierno de Santos, en busca de la paz.

POLÍTICA