Archivo

Sin salida a la situación carcelaria en valle de Aburrá

Hacinamiento supera el 200 % en principales centros carcelarios. Internos hicieron huelga de hambre.

notitle
10 de marzo 2016 , 10:24 a.m.

Una especie de ‘Pico y placa’, colgarse de pie de las rejas y hamacas improvisadas son algunas de las medidas tomadas por los internos de los centros carcelarios Bellavista y Pedregal para poder dormir tras el grave problema de hacinamiento que sufren esos espacios.

En días pasados, el Sindicato de Empleados Unidos Penitenciarios (SEUP) informó mediante un comunicado que no recibirían más internos debido a la sobrepoblación que se vive el interior que conlleva problemas de seguridad, salubridad y convivencia.

“Tras varias reuniones sostenidas entre los trabajadores agremiados del SEUP y directivas del INPEC, autoridades administrativas del municipio de Medellín, organismos de control, Ministerio de Trabajo y demás entidades estatales se han expuesto situaciones propias del establecimiento de Pedregal Antioquia, como: Falta de garantías en cuanto a la seguridad y protección a la vida de los funcionarios del establecimiento; constante sobrecarga laboral a los funcionarios del establecimiento; falta de personal, principalmente en el área de seguridad; Falta de medios mínimos para el desarrollo de las actividades propias de la seguridad penitenciaria; falta de garantías para el ejercicio de la actividad sindical”, dice el comunicado

Este miércoles, posterior a una reunión entre internos, directivas del establecimiento y otras organizaciones de Derechos Humanos, fue levantada la huelga de hambre que los internos de Pedregal sostuvieron en días pasados.

Sin embargo, eso no significa que la crisis se haya superado. El dragoneante del Inpec, Luis Pinzón, indicó que la situación de hacinamiento carcelario en el país es del 57 por ciento. Pero en algunos centros penitenciarios del valle de Aburrá la situación es más crítica.

“En Bellavista es del 238 por ciento, en Pedregal 225 por ciento, lo que genera una gran preocupación por las condiciones humanas en  las que allí se viven, y que generan epidemias y enfermedades que no solo afectan a los internos sino al personal de guardia”, explicó el funcionario.

En Bellavista, por ejemplo, tienen cerca de 6.700 internos y 185 unidades de guardia para custodia. “Hay un abandono por parte del Gobierno para garantizarnos condiciones para trabajar. No nos han cumplido condiciones ya pactadas por ejemplo en el tema pensional. Creemos que la situación se va a agravar”, dice.

Añade que han tenido que cerrar uno de los pabellones y están ad portas de cerrar otro debido a que al hacinamiento, se le suman problemas estructurales “que amenaza con un posible colapso de esas instalaciones”.

Explica que para poder acomodarse han implementado una restricción para dormir toda la noche. “Ese ‘pico y placa’ quiere decir que algunos no pueden dormir y permanecen parados mientras otros sí lo hacen”, explica Pinzón.

El funcionario dice que el próximo 17 de marzo estarán haciendo presencia en la marcha nacional donde dicen que tomarán medidas sobre ese incumplimiento por parte del Gobierno.

MEDELLÍN