Archivo

Por primera vez uribistas y santistas logran acuerdo clave por la paz

Por unanimidad fue aprobada ley que autoriza a Presidente a decretar zonas de concentración de Farc.

notitle
09 de marzo 2016 , 10:48 p.m.

Un histórico acuerdo entre uribistas y santistas permitió el miércoles la aprobación, por unanimidad, de la ley de orden público, que autoriza al presidente Juan Manuel Santos para establecer las zonas de concentración para las Farc.

Se trata de la más grande y significativa aproximación lograda hasta ahora por los dos sectores políticos que han polarizado al país sobre las negociaciones con las Farc.

Uribistas y santistas decidieron impulsar la reforma de la ley de orden público que permite crear zonas de ubicación para la desmovilización y el desarme de las Farc, y le da al Jefe de Estado la facultad para suspender las órdenes de captura de quienes estén en esas áreas.

La importancia del acuerdo es mayor si se tienen en cuenta dos cosas adicionales: el voto de todos los partidos políticos con asiento en el Congreso y que lo hicieron por unanimidad, algo excepcional.

La historia del acuerdo comenzó en Palacio hace un par de días, durante un encuentro para examinar la posición uribista. Luego de esa cita, Roy Barreras le pidió a Iván Duque y Paloma Valencia, del Centro Democrático, que transmitieran a Uribe el interés del diálogo.

No es un paso menor. El hecho de que la colectividad que más férreamente se ha opuesto a los diálogos con las Farc haya aceptado negociar puntos clave de la norma con el oficialismo, es el primer paso para intentar nuevos consensos en un tema que no solo distanció a Santos y Uribe, sino que ha polarizado al país. (Lea también: Ley de orden público sin consulta previa genera violencia: Procurador)

El acuerdo comenzó a gestarse pasado el mediodía de ayer, cuando voceros santistas y uribistas, con anuencia del Gobierno, decidieron reunirse en la sede social del salón en el que sesiona la plenaria del Senado para discutir sus diferencias sobre la norma. La intención era redactar una proposición conjunta para ajustar la norma, lo cual se logró.

Son seis los acuerdos:

1. Las zonas de ubicación son temporales y no se crearán donde haya cultivos ilícitos y minería ilegal.

2. Los que ingresen deberán estar identificados, incluso dactilarmente.

3. No se harán en áreas de frontera; será un número prudente de ellas y de tamaño reducido.

4. Las armas de las Farc se destruirán.

5. La verificación la hará un organismo internacional.

6. El acuerdo también pide que no haya zonas de concentración en áreas urbanas.

El jefe máximo del Centro Democrático, el expresidente Álvaro Uribe, aseguró que “el afán no está en la firma del proceso sino en que se acabe el delito”, y añadió que su colectividad entendió que “estas mayorías no permitirán que se le pongan bozales al Gobierno”. Así reconoció la trascendencia del acuerdo.

Claro que aún mantienen diferencias, las cuales quedaron como constancias. Entre otras, se destaca el hecho de que el uribismo propone que no sean más de 10 zonas de ubicación y que no haya más de una por departamento.

Luego de la aprobación de esta iniciativa, el Gobierno destacó la voluntad del Centro Democrático de respaldar el proyecto y aseguró que es un primer paso para seguir buscando consenso a pesar de las diferencias.

EL TIEMPO