Archivo

Sepa cómo los delincuentes usan Minecraft para robar información

A través de páginas falsas ofrecen modificaciones para instalar código malicioso.

notitle
09 de marzo 2016 , 07:42 p.m.

Minecraft es un videojuego de aventura que ha expandido su nivel de popularidad gracias a las modificaciones (también conocidos como mods en inglés), las cuales pueden ser producidas por los mismos jugadores para añadir contenidos que modifiquen la interfaz o que le agreguen habilidades a los personajes. Sin embargo, estos mods no son oficiales y en su proceso de descarga pueden contener virus cibernéticos.

Por medio de plataformas falsas, los delincuentes virtuales redirijen al jugador a otra página que pide datos confidenciales a cambio de poder descargar el mod. Por medio de esta técnica también buscan acceder al computador de la persona para robar información de cuentas y claves bancarias.

Una campaña en internet busca alertar acerca de estos mods maliciosos y promueve la denuncia de aquellas páginas que ofrecen descargar las modificaciones, especialmente las que lo hacen de forma gratuita. Stopmodreposts.org cuenta además con una cuenta en Twitter para que los usuarios reporten estos sitios sospechosos.

“Los jóvenes son los más propensos a ser objetivos de estos robos cibernéticos por cuenta de su deseo de acceder a los mods sin tener en cuenta las páginas de descarga a las que ingresan” dijo Mark James, de la firma de seguridad Eset, en entrevista para la 'BBC'. Por eso es importante el acompañamiento de los padres o adultos responsables para que vigilen y aconsejen a sus hijos en el manejo que le dan a internet y a los videojuegos en línea.

En Colombia, el Gobierno está próximo a publicar la versión oficial del Conpes de Seguridad Digital, que busca establecer políticas estatales en materia de seguridad digital. Entre los puntos más importantes de este Conpes se encuentra la educación de la población colombiana en materia de prevensión y reconocimiento de amenazas digitales por medio de un plan de gestión de riesgos.

TECNÓSFERA