Archivo

Pudo cambiar la historia / Críticamente

La historia que cuenta '13 minutos' es fascinante, pero la manera de narrarla va en detrimento de la cinta.

09 de marzo 2016 , 05:46 p.m.

A primera vista, '13 minutos' tiene una fórmula ganadora. La película cuenta la historia de un atentado a Adolfo Hitler perpetrado por un humilde carpintero, caracterizado por Christian Fiedel, a quien recordamos por su representación de un profesor en 'La cinta blanca' de Michael Haneke. Además, la cinta es dirigida por Oliver Hirschbiegel, recordado por la magnífica 'La caída', sobre los ultimos días del mismo Hitler, aunque también por 'Diana', aquel fiasco impresentable sobre la princesa de Gales.

'13 minutos' arranca mostrando el atentado a Hitler, y a partir de ahí desarrolla dos líneas narrativas. Por un lado, indaga por el pasado de Georg Elser, ese personaje singular que se atrevió a planear y ejecutar por su propia cuenta semejante operación, escudriñando el origen de sus motivaciones y una relación sentimental que sostuvo con una mujer casada. De manera paralela, la cinta muestra lo que sucede con Elser cuando es capturado y debe enfrentar la furia de los nazis.

La historia que cuenta '13 minutos' es fascinante, pero la manera de narrarla va en detrimento de la cinta. La decisión de mostrar con detalle el pasado de Elser, a través de extensos y reiterados flashbacks, hace perder ritmo a una narración que arranca apostándole a la adrenalina del atentado. De esta manera, el filme cae durante un largo tramo en un intrascendente pimpón entre el presente y el pasado, y solo vuelve a encontrar su rumbo cuando las infames técnicas de los nazis permiten que salgan a flote las aptitudes histriónicas de Fiedel, quien recorre con intensidad el laberinto interior de un personaje que oscila entre el anarquismo y la estupidez.

MAURICIO REINA
Crítico de cine