Archivo

'Hay muchos casos de mujeres revictimizadas tras denunciar'

Cristina Vélez, secretaria de la Mujer, habla del impacto de la ley de feminicidio en Bogotá.

notitle
09 de marzo 2016 , 02:24 p.m.

Cristina Vélez Valencia, la nueva secretaria de la Mujer, historiadora y magíster en historia de la Universidad de los Andes, habló con EL TIEMPO sobre los alcances que tendrá la ley contra el feminicidio en Bogotá, la humanización que deben tener quienes reciben las denuncias de maltrato hacia la mujer y de cuáles son los canales abiertos del Distrito para que las víctimas busquen ayuda cuando sientan vulnerados sus derechos.

¿Cuál es la radiografía que usted hace sobre la situación del maltrato hacia las mujeres en Bogotá?

El año pasado hubo 120 feminicidios, igual que en 2014. Solo hubo una pequeña tendencia de disminución, pero esto está muy lejos de ser lo deseado. Hay que trabajar desde todos los frentes para bajar esta tasa de homicidios. Los feminicidios tienen una particularidad, que a veces se escapa de las políticas de seguridad tradicionales, y es que de esos 120 asesinatos de mujeres, entre el 60 y el 70 por ciento se deben al hecho de ser mujeres. Muchas veces suceden en el ámbito de lo privado y se escapan de una intervención específica. Nosotros queremos llegar a reforzar la seguridad ciudadana en beneficio de las mujeres, romper los círculos de violencia que desencadenan en este tipo de asesinatos.

¿En qué va a favorecer a las mujeres la ley contra el feminicidio?

La ley de feminicidio la sancionaron el año pasado y lo que hace es tipificar un delito nuevo que es el asesinato de mujer, por el hecho de ser mujer. Antes, la violencia contra la mujer, por el hecho de ser mujer, era solo un agravante, ahora es un delito particular, que permite dar a los agresores la pena más alta posible. Una de las primeras condenas que se han dado en el país fue hace un mes, liderada por una de las abogadas de la Secretaría de la Mujer. La condena fue por 41 años. Son penas mucho más altas, estas son importantes en la medida en que mandas un señal para que la gente lo piense dos veces antes de cometer un delito, pero, sobre todo, porque implican que hay un acceso a la justicia. No obstante, de nada sirve tener las penas más altas si no hacemos nada en prevención. Ese es el reto más grande.

Muchas agresiones ocurren después de que las mujeres han ido en reiteradas ocasiones a denunciarlas. ¿Cómo hacer para que estos llamados sean atendidos con mayor efectividad?

El trabajo que tenemos que hacer con las Comisarías de Familia es enorme. Los datos de la encuesta de tolerancia de servidores y servidoras en el tema de violencia contra las mujeres en muy alarmante. El 54 por ciento de ellos piensan que si las mujeres conservan su lugar serían menos agredidas por sus parejas. No sé qué será eso de ‘conserven su lugar’, pero suena a que todo está muy mal. Tenemos muchos reportes de casos de mujeres que han sido revictimizadas en las primeras instancias de atención. Eso no se soluciona solo con una capacitación o una intervención. Toca trabajar de forma permanente con las Comisarías de Familia, fortalecerlas, y que desde ahí podamos romper ese círculo de la revictimización.

En Bogotá, ¿en qué localidades se presenta el mayor número de casos de violencia contra la mujer y usted por qué cree que esto ocurre?

Un dato revelador son los asesinatos de las mujeres. Las tasas más altas están en las localidades de Los Mártires y en Santa Fe. 14 asesinatos por cada 100.000 mujeres ocurren en Los Mártires y 9 asesinatos por cada 100.000 mujeres, en La Candelaria y Santa Fe. El número bruto más alto de asesinatos sucede en Kennedy y Ciudad Bolívar, pero estas son las localidades más grandes y tienen unas tasas altas de 6 y 4, respectivamente. Las más bajas son Fontibón y Sumapaz en donde el año pasado no se presentaron asesinatos de mujeres, seguido de Suba, Usaquén y Barrios Unidos.

¿Por qué tantos asesinatos en Los Mártires y Santa Fe?

Allí hay focos de crimen muy preocupantes. Eso influye.

¿Cuándo una mujer tiene derecho a poner una denuncia formal?

La violencia siempre empieza con cosas pequeñas, que muchas veces dejamos pasar porque nos parecen normales, el problemas es que eso va escalando. La violencia puede comenzar cuando aíslan a la mujer de su red social, de su red de apoyo familiar y de amigos, o cuando sobre ellas se ejercen acciones de presión psicológica. La idea es que las mujeres no toleren ningún tipo de violencia contra ellas, ningún tipo de violencia de pareja, que busquen ayuda. Los bogotanos tenemos que empezar a dirimir los problemas de una forma no violenta.

¿Cómo hacer para que las denuncias ya instauradas no se estanquen en los estrados judiciales?

Nosotros tenemos un grupo de abogados que representan casos de violencia contra las mujeres en frentes en los que creemos que podemos tener incidencia en jurisprudencia. Son veinte, pocas, con solo ellas no podemos resolver todos los casos que se presentan en Bogotá, pero es un buen comienzo. Ellas están sistematizando toda la información y todo su conocimiento, de tal forma que podamos replicar su experiencia en los consultorios jurídicos de todas las universidades y, en general, en todas las universidades y entidades que tengan incidencia en el tema.

¿A dónde puede llamar una mujer que quiera denunciar su caso en la Secretaría de la Mujer?

La Secretaría tiene dos forma de atención: la primera es la Línea Purpura 018000112137, atendida por enfermeras, psicólogas y abogadas que atienden en temas de violencia y en temas de salud sexual y reproductiva. En caso de llamadas de emergencia las conectamos con las autoridades respectivas. Ahí las llamadas duran en promedio 35 minutos y a cada caso le hacemos seguimiento. El otro tipo de ayudas se da en las Casas de Igualdad, de oferta institucional para las mujeres, que hay en cada una de las localidades, allí préstamos asesorías jurídicas y atención psicosocial a todas las mujeres que lo necesiten.

*Escríbanos a carmal@eltiempo.com ó a @ CarolMalaver

REDACCIÓN BOGOTÁ