Archivo

Todo listo para la construcción del nuevo estadio del Barcelona

El proyecto que se llama Espai Barça tendría un costo de 600 millones de euros.

notitle
09 de marzo 2016 , 02:11 p.m.

El macroproyecto urbanístico que emprenderá el FC Barcelona durante 3 años y medio a partir del 2017 ya tiene a todos los actores en el tablero, después de que este martes se revelara el último estudio de arquitectos, quizá el más esperado, pues será el que levantará el nuevo Camp Nou sobre la estructura del que ahora alberga a 99.412 aficionados.

Conocidos los arquitectos que diseñarán el Camp Nou, el nuevo Palau y el Miniestadi, al Barça sólo le faltan permisos administrativos y afianzar las fuentes de financiación que deberán cubrir la previsión de gasto de 600 millones de euros para toda la obra, que está previsto que arranque en el primer trimestre del 2017 y concluya en verano del 2021.

En total, el Barça ha presupuestado 600 millones de euros para acometer una obra faraónica que, en palabras del impulsor económico de la misma, el exvicepresidente de economía del club Javier Faus, no comportará ninguna derrama para los socios, no se aumentarán los abonos y, sobre todo, no pondrá en riesgo el proyecto deportivo.

Así, se espera que un tercio de la financiación llegue por parte del 'naming rights', cuyos 200 millones de euros, más o menos, que debería permitir que durante un largo periodo al nombre del Camp Nou le acompañe un apellido comercial, aún por conocerse.

Otros 200 millones de euros los financiará el propio club con partidas presupuestarias que deberían surgir también de superávit en los ejercicios de las temporadas, mientras que el último tercio (200 millones más) será financiado a través de deuda bancaria.

Se denomina proyecto "Espai Barça" a una actuación urbanística que afectará a todos los rincones donde se asienta el Camp Nou y el actual Miniestadi, así como la construcción de un nuevo Mini en la Ciudad Deportiva, obra que ya se puso en marcha.

La gran perla del Espai Barça es el Camp Nou, que pasará de ser un estadio con capacidad para 99.412 aficionados a albergar a 105.000, con todos los asientos bajo cubierta. La obra (conocida como proyecto ENEA: Estadio Nuevo en Estructura Actual) está presupuestada en 420 millones de euros.

El nuevo Palau Blaugrana, que se construirá donde ahora está ubicado el Miniestadi, tendrá una capacidad para hasta 12.000 aficionados y tiene un costp de 90 millones de euros. El resto del Espai Barça es el siguiente: Un segundo pabellón para 2.000 personas, el Palau de Gel, el Espacio Social (oficinas atención barcelonista, peñista y especiales), el Espacio Comercial, las Oficinas, la Masía y 5.000 plazas de aparcamiento, y además el nuevo Miniestadi que se levantará en la Ciudad Deportiva. Todo ello está presupuestado en 90 millones de euros más, para alcanzar la cifra total de 600 millones.

"Este proyecto no lo pagará ningún millonario. Lo pagaremos nosotros. No nos preocupa quién nos adelantará el dinero, lo que nos puede preocupar es cómo devolverlo sin poner en riesgo la excelencia deportiva", dijo hace dos años Faus a las puertas del referéndum al que se convocó a los socios para que votasen si apoyaban este proyecto, en el cual la directiva de entonces ya presidida por Josep Maria Bartomeu, tras la dimisión de Sandro Rosell, jugó fuerte en la cita con las urnas.

La jugada le salió redonda a la junta, pues el 5 de abril del 2015, a pesar de que sólo fue a votar un 31,65 por ciento de los socios llamados a las urnas (118.578), el proyecto del Espai Barça recogió el 72,3 por ciento de votos favorables (27.161 socios), mientras que mostraron su disconformidad 9.585 socios (25,5 por ciento).

Con este referéndum también se enterraba una idea por la que había apostado Rosell, como era la de permutar unos terrenos universitarios en la Diagonal y llevar el nuevo estadio a la entrada de Barcelona por el suroeste de la ciudad, o incluso la de levantar un nuevo coso donde se encuentra el Camp Nou, pero el elevado costo de una nueva obra, cercano a los 1.200 millones de euros, acabaron con esa idea, para trabajar sobre la de afrontar una remodelación total sobre el actual campo.

Recogido el testigo de los socios, la junta directiva puso en marcha la maquinaria, cuyo primer gran paso ha sido escoger a través de un tribunal formado por nueve personas, y presidido por Josep Maria Bartomeu, a todos los estudios de arquitectos para las grandes obras, como el Palau y el Camp Nou.

Así, este martes se supo que el despacho japonés Nikken Sekkei, asociado con los catalanes Joan Pascual y Ramon Ausió Arquitectes, será el encargado de proyectar en nuevo Camp Nou. El pasado 29 de enero, el jurado del Espai Barça escogió también por unanimidad la propuesta del equipo HOK + TAC Arquitectes para la construcción del nuevo Palau Blaugrana.

Finalmente, el estudio Batlle i Roig Arquitectes se llevó el concurso para la construcción del nuevo Miniestadi, que tendrá una capacidad para 6.000 aficionados.

La presentación del proyecto de construcción del nuevo Camp Nou se realizará en un acto púbico dentro de unas semanas, aunque el club mantiene una exposición permanente del Espai Barça en la Sala París del Camp Nou, abierta para socios y aficionados. Hasta la fecha, casi 7.000 personas han pasado por esta exposición.

EFE