Archivo

Marruecos dice que ONU no es neutral en conflicto de Sahara Occidental

El Gobierno consideró un insulto que Ban Ki-moon hablara de la 'ocupación' marroquí en la zona.

notitle
09 de marzo 2016 , 10:02 a.m.

El Gobierno marroquí acusó este miércoles al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de falta de neutralidad en el conflicto del Sahara Occidental.

En un comunicado, rechazó el hecho de que el máximo funcionario de la ONU usó la palabra "ocupación" para describir la presencia de Marruecos en la zona, luego de la anexión del Sahara Occidental por parte del país en 1975.

El conflicto del Sahara Occidental comenzó hace 40 años, cuando Marruecos tomó el control sobre la mayor parte de la zona tras el retiro de España. El Frente Polisario, que afirma que el territorio pertenece a los saharauis étnicos, libró una guerra de guerrillas hasta que se acordó un alto el fuego en 1991, mediado por Naciones Unidas.

Sin embargo, ambas partes siguen enfrentadas desde entonces sobre todo por la convocatoria de un referendo sobre el futuro de la región.

Ban dijo la semana pasada que reanudaría los esfuerzos de Naciones Unidas para lograr una solución, después de visitar un campamento de refugiados saharauis controlado por el Frente Polisario en el sur de Argelia.

"El reino de Marruecos ha notado que (...) el secretario general (de la ONU) abandonó su neutralidad e imparcialidad y demostró una culpable indulgencia con un Estado títere sin atributos, territorio, población ni una bandera reconocida", dijo el Gobierno marroquí en un comunicado.

"El uso de esta terminología no tiene ninguna base legal ni política y es un insulto para el Gobierno de Marruecos y sus ciudadanos," añadió el comunicado, difundido por la agencia de noticias estatal MAP.

El Frente Polisario apoyado por Argelia, rival y vecino de Marruecos, además de una serie de otros Estados africanos, quiere celebrar el referendo prometido en el acuerdo de alto al fuego.

Marruecos, no obstante, dice que no ofrecerá más autonomía para la región, rica en fosfatos y posiblemente en yacimientos marinos de gas y petróleo.

Reuters