Archivo

Agitada asociación antipaz (aaa)

Trabas y argumentos en contra que han cautivado a unos cuantos ingenuos y despistados.

notitle
08 de marzo 2016 , 05:01 p.m.

El cotarro de la derecha está sumamente agitado por una sencilla razón: el Gobierno está a punto de firmar un acuerdo de paz con las Farc. Los de ese grupito, esa agitada asociación antipaz (aaa), no se lo esperaba, confiaban en la eficacia de las trabas que han interpuesto.

Trabas y argumentos en contra que han cautivado a unos cuantos ingenuos y despistados que acaban defendiendo intereses ajenos. Ahora, ante la posibilidad de un plebiscito, intensificarán la reiteración de sus peroratas. Es el último recurso de los aaa, que seguirán cubriéndose con la falacia de que aman la paz, pero imbuidos por el más burdo espíritu pastranista: la paz solo es buena si la hago yo; si la hace otro, yo pierdo.

He aquí algunos de los argumentos que esgrimen y que los ingenuos repiten como loras.

1. 'Este país será como la Venezuela de Maduro'. Ni las Farc tienen el apoyo masivo que tuvo Chávez, ni las instituciones colombianas son débiles como allá, ni la situación económica es igual, nada, nada se parece al hermano país.

2. 'Las Farc harán política'. Dicen que se les donarán dos curules, harán política, armados como en Conejo, comprarán votos y serán corruptos. Es posible, pues caen en una política corrupta: paramilitares armados haciendo política; candidatos comprando votos; y asesinando enemigos. Curules especiales ya hay, pero los maledicentes alegan que están ocupadas ilegítimamente. Por supuesto, los de las Farc, que no son nada angelitos, caerán en nuestra tradición política, que no ha sido reformada. Se aprovecharán de ella tal como se aprovechan los políticos de hoy. Para que lo hagan distinto habría que sanear la política que tenemos. Pero a nadie interesa.

3. 'Que los procesos judiciales llevarán a la impunidad y caeremos en la justicia internacional'. En el país, nueve de cada diez asesinatos quedan impunes; los escándalos de la justicia son frecuentes; los asesinatos de líderes políticos no se han resuelto; los responsables de masacres, incluso desde la época de la violencia, siguen en la oscuridad. Con tal de que haya justicia, aunque sea justicia transicional.

4. 'Pagaremos más impuestos para financiar la paz'. Por décadas nuestros impuestos han financiado la guerra. La guerra nos ha limitado la educación, la salud, la infraestructura y muchas necesidades más. Sí, la paz nos va a costar, pero la guerra es más costosa. No solo en pesos, sino en vidas, que no tienen precio.

Son prejuicios repetidos de boca en boca, creídos por buenas gentes hipnotizadas por el grupo de las tres aes minúsculas. Vienen de la especulación y la mentira para crear pánico. Son parte del terrorismo intelectual.

Aunque siguen repitiendo la cháchara, se han dado cuenta de que ya es tarde. Dan pataditas de ahogado y lanzan fuegos de artificio para distraer la atención. Tal como la rodachina de los hermanitos Uribe, que acusan a Palacio de buscar testigos en su contra, como si viviéramos en la época de Casa Nari. O la andanada furiosa del senador Uribe y su grupo político, descalificando fiscales, jueces y Gobierno, sin dejar que la escuálida justicia haga su trabajo. Puede ser su concepción de Estado represor, que practicó intensamente. Basta leer el libro 'ChuzaDAS', de Julián Martínez.

Sus argumentos descabellados no tienen límite. No entiendo a mi amiga María Isabel Rueda cuando, en su columna, dice que el presidente Santos irrespetó a “su” universidad del Rosario, pues desde allí la insultó e insultó al expresidente Pastrana. No tiene lógica que insulte a Santos desde este periódico, fundado por un ex tío abuelo del Presidente y regentado por su familia por mucho tiempo. ¿Libertad aquí y censura en el claustro?


Carlos Castillo Cardona