Archivo

Conozca Far Cry Primal, un juego inspirado en la edad de piedra

La ambientación del videojuego se da en cavernas, pantanos y parajes nevados.

notitle
08 de marzo 2016 , 03:59 p.m.

 En Far Cry Primal asumimos el papel de Takkar, un integrante de la tribu Wenja que despierta en el territorio de Oros después de haber sido atacado por un tigre dientes de sable. La acción está ambientada 10.000 años atrás, en uno de los periodos más brutales para los seres humanos.

Una de las primeras misiones es reunir a los miembros de la tribu Wenja para luchar contra dos grupos rivales: unos caníbales que provienen de las tierras heladas del norte y un colectivo de guerreros del sur cuyo emblema es una llama de fuego.

Las bestias de la naturaleza y la magia de los chamanes también conforman parte del encanto de un mundo hostil donde Takkar tiene a su disposición rústicas armas como piedras, lanzas, mazos y antorchas.
El concepto, de entrada, es llamativo y original. Sin embargo, el juego no ofrece una historia atractiva. No hay personajes entrañables o misiones memorables. Far Cry Primal ofrece libertad y un mundo enorme para explorar, pero no hay una historia de fondo que atrape al jugador.

El modelado de los personajes es realista, pero los elementos del mapa y los efectos ambientales son apenas buenos. El sonido es uno de los mayores aciertos del título porque lograr convencer al jugador de que se encuentra un mundo salvaje.

La dinámica del mundo cambia dependiendo de si es e día o de noche o de si nos encontramos en las zonas frías, en las cavernas o los pantanos.

Una de las posibilidades únicas que ofrece el juego es la de amaestrar diferentes tipos de animales para que ayuden a Takkar a vencer a los rivales. Lobos, osos jaguares y hasta lechuzas pueden ayudar a completar los objetivos.

Como el juego ofrece un abanico limitado de opciones, se puede volver repetitivo e incluso poco desafiante.
Se echa de menos un modo multijugador. Está disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC.

TECNÓSFERA