Archivo

Así va el tranvía un mes antes de operación comercial

Hay récord de visitantes, pero faltan obras, certificado de semaforización y agentes de tránsito.

notitle
08 de marzo 2016 , 10:02 a.m.

Los cronogramas del tranvía marchan para que el viernes 18 de marzo, 'ad portas' de la Semana Mayor, su operación instructiva, que hasta ahora funciona de 5 de la tarde a 8 de la noche, se extienda a 18 horas.

En estas condiciones, con las que se pretende probar que los vehículos, conexiones y sistemas de señalización y control están afinados para operar comercialmente a finales de marzo, son varios los puntos pendientes.

El primero y el más urgente es el de la semaforización. Según Jorge Mario Tobón, gerente Social del Metro, este procedimiento a nivel vial y tranviario avanza bien, por lo que esperan tenerlo a punto y certificado para el próximo 18 de marzo, lo que implica superar las pruebas de funcionamiento y garantizar que funciona a cabalidad.

El certificado, con el que se avala que el tranvía marcha de forma sincronizada y con los máximos niveles, lo otorga una empresa internacional de nombre Uteista, la misma que realiza las pruebas, pero que es independiente del diseño y obras del nuevo medio de transporte.

“Los expertos ya están aquí. Son un volumen de especialistas que vienen trabajando muy fuerte desde finales de febrero, ya en la fase final de pruebas y certificaciones, y están haciendo las verificaciones”, afirmó Tobón.

No obstante, el gerente advirtió que en caso de que el aval internacional no se logre todavía por los tiempos o porque exija revisiones extraordinarias, se puede extender el horario de la operación instructiva e incluso iniciar la operación comercial con una precertificación, que sería una validación de que las pruebas funcionan sin haber llegado al documento final.

La semaforización ha estado en el ojo de las críticas contra el tranvía. No en vano, en noviembre pasado, cuando se pospuso la operación comercial del sistema para este marzo, el mismo Metro admitió que debían mover cronogramas porque faltaba ajustar la señalización y el control del sistema tranviario, y completar el sincronismo en la semaforización de vehículos.

Luego, en enero de este año, una reunión entre la gerente del Metro, Claudia Restrepo, y el secretario de Movilidad, Juan Esteban Martínez, concluyó que había reparos en la seguridad vial y que si bien se podía continuar con la operación instructiva del tranvía, tendría reducirse su horario, ya que hasta el momento faltaba completar la interacción entre la semaforización ferroviaria y la semaforización del tránsito vehicular (la misma que ahora, según Tobón, avanza bien).

Hace dos meses, la observación de la Secretaría de Movilidad a la puesta en funcionamiento del tranvía también resaltaba que el 31 de diciembre de 2015 se había terminado un convenio por el que se garantizaba la presencia de 30 agentes de tránsito en el corredor del tranvía, por Ayacucho, lo que ponía en riesgo la seguridad de los usuarios, peatones y demás vehículos que cruzan por ciertos puntos de esta calle del oriente.

Entonces, la solución mientras se consolidaba un nuevo convenio, fue que la Secretaría garantizara 15 agentes en los horarios de operación instructiva, mientras el Metro se comprometía a aumentar el número de paleteros en cada intercambio vial.

Luego de tres meses de caducado, el convenio entre el Metro y la Secretaría no se ha firmado. “Es un de trámite que se viene haciendo, dependemos de la misma Administración, por procesos de vinculación de los agentes, y entendemos que no lo pueden firmar hasta que no puedan cumplir”, añadió Tobón, y advirtió que el acompañamiento de los agentes ha sido sostenido durante estas semanas y se mantendrá cuando se amplíe la operación instructiva, incluso sin convenio.

Otras obras pendientes

Hasta ahora, en operación instructiva, más de 620.000 personas han utilizado el tranvía, y esto para el gerente Social y de Servicio al Cliente del Metro es un récord que además permite que los usuarios aprendan a utilizar el sistema y la circulación sea mucho más efectiva cuando se amplíen los horarios. No obstante, algunas obras faltan por concluirse.

Según el mismo Tobón, si bien las escaleras eléctricas que conectarán a los usuarios desde la estación San Antonio del metro con el tranvía funcionan a nivel operativo, hay pendientes. En las escaleras del costado oriental falta completar la instalación de los cerramientos laterales y deberán estar en pleno funcionamiento a finales de marzo, mientras las del costado occidental, aunque están bajo el mismo cronograma, tienen más complejidad y es posible que se finalicen al terminar abril.

Por otra parte, la gerente del Metro aceptó que por ahora el tema más crítico es la estación Oriente, que conectará al tranvía con la Línea H (con destino a La Sierra y Villa Turbay). Según dijo, ya están en pruebas de movimiento de cabinas que se pueden extender tres meses más, lo que impide, por razones técnicas, instalar el techo de la estación y por lo tanto incluirla, por ahora, en la operación comercial del tranvía.

Por el momento, el próximo viernes, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y el personal del Metro harán un recorrido por las obras. Según dijo el mandatario, para revisar que se haya dado cumplimiento a las sugerencias que en enero le hicieron a la empresa, sobre todo en cuanto a medidas de seguridad para los usuarios del sistema.

La gerente del Metro respondió que, con base en la vista del mandatario y a los resultados de las pruebas, la última semana de marzo se definirá en qué fecha se abrirán las puertas del tranvía desde la estación San Antonio de forma comercial.

“Esta es la expectativa y sobre lo que estamos trabajando, pero esto depende de muchas pruebas de conjunto que las vamos a ir superando”, dijo y agregó que el alcalde será el que diga cuándo se pone la bandera blanca del tranvía.

MEDELLÍN