Archivo

Obras túnel de Oriente avanzan bien, pero piden modificaciones

Gerencia del proyecto asegura que el tráfico por esa zona requerirá el uso de uno de los 2 túneles.

notitle
08 de marzo 2016 , 07:31 a.m.

El Oriente antioqueño toma protagonismo en la región y el país. No solo se perfila como futura sede de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), sino que también pidió ser región piloto del posconflicto en caso de que se firme la paz con las Farc, gracias a una propuesta firmada por los 23 alcaldes de la zona.

De ahí, la urgencia de la conectividad entre la subregión y el resto del país.

En ese objetivo departamental, el túnel de Oriente se erige como la obra más relevante pues dejaría a menos de 20 minutos el valle de Aburrá con el aeropuerto José María Córdova, en Rionegro, según cálculos de la gerencia del proyecto.

Según la Secretaría de Infraestructura, la obra avanza en más de un 16 por ciento con fecha al 30 de enero del presente año, con cinco frentes de obra en los tres tubos que conforman el túnel de Oriente: El túnel Seminario, y los túneles paralelos Santa Elena 1 y Santa Elena 2.

El Túnel Seminario tiene 786 metros de longitud. Lleva a la fecha un avance de 334 metros.

“En los túneles de Santa Elena, de 8,229 metros cada uno, se tiene un avance de 1,993 metros en Santa Elena 1 y 1,041 metros en Santa Elena 2. En el túnel Seminario de 786 metros, se lleva a la fecha un avance de 334 metros”, explicó Jorge Gutiérrez, coordinador del proyecto túnel de Oriente, de la Secretaría de Infraestructura Física de Antioquia.

Para Gutiérrez, sin lugar a dudas uno de los grandes retos del proyecto ha sido cambiar el paradigma que tiene el común de la gente respecto a las afectaciones generadas por las obras subterráneas, y su impacto ambiental. De hecho, la obra estuvo detenida en el 2012 más de dos años por esa razón.

“Hoy contamos con una legislación en la materia muy estricta la cual venimos cumpliendo, implementando técnicas (nuevas en el país) como las preinyecciones para controlar el ingreso de agua al interior del túnel, y de esta forma evitar afectaciones a las quebradas y nacimientos de la zona por donde pasan los túneles del proyecto”, dijo Gutiérrez.

El funcionario añadió que las obras avanzan según el cronograma y que para diciembre del 2018 el túnel estaría en funcionamiento.

Pero más allá de los tiempos, a la concesión que realiza la obra le preocupa que para la fecha de entrega, el Tráfico Promedio Diario (TPD) aumentará tanto que será necesario poner en funcionamiento el túnel Santa Elena 2, que estaba reservado como galería de evacuación.

Esto, acarrearía costos extra para el departamento, pues en este solo se presupuestó excavación y sostenimiento, por lo que no incluye pavimento ni recubrimiento, ni ventilación e iluminación parcial para emergencias.

Santa Elena 1, por su parte, cuenta con ventilación electromecánica, dotación completa como lo son: contraincendios, Scada (software para ordenadores que permite controlar y supervisar procesos industriales a distancia), iluminación, emergencias, recubierto y pavimentado.

A la eventualidad del TPD, se le suman los sobrecostos que tiene la obra.

En una presentación realizada por el diputado Juan Esteban Villegas, se expuso que en el 2010, el cierre financiero del túnel era de 790.000 millones de pesos, mientras que actualmente está en 946.000 millones de pesos.

“Una concesión que estaba planteada desde 1997 a 2023, llevarla hasta el 2039 es una vergüenza para la dirigencia antioqueña que nos vayamos a consumir casi 42 años para desarrollar la conexión Aburrá Oriente en sus cuatro fases”, expresó el diputado.

Diputados dicen que el cierre financiero del túnel era de $790.000 millones, mientras que actualmente está en $946.000 millones.

Cabe recordar que el túnel de Oriente hace parte del proyecto Conexión Aburrá-Oriente como la Fase II del proyecto que conectará al valle de Aburrá con el de San Nicolás según explicó la Concesión Túnel Aburrá-Oriente S.A. encargada de ejecutar la obra, a la Asamblea Departamental.

Las fases restantes son obras complementarias. Según Villegas, la I y la III ya están terminadas mientras que la IV está en riesgo de no ejecutarse.

La primera es la Construcción doble calzada vía Las Palmas tramo Los Balsos-Alto Palmas; el mejoramiento en la vía Palmas-Aeropuerto; operación y mantenimiento de la vía glorieta Sajonia-Alto Palmas y la vía Santa Elena del k2+800 al k27+000.

La fase III implicó adecuación de dobles calzadas en los tramos Chuscalito-Los Balsos y Sajonia-Aeropuerto. Asimismo, el mejoramiento Canadá-El Carmen y El Retiro-La Ceja. La última fase hace referencia a las vías Aeropuerto-Belén; Llanogrande-Canadá; El Carmen de Viboral-El Santuario y Carabanchel-El Retiro.

5 momentos claves de la obra

  1. Paran obras por falta de licencias ambientales: En enero del 2012 el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), ordenó realizar a profundidad estudios hidrogeológicos que sacaran de duda la posible afectación en las aguas subterráneas del corregimiento Santa Elena. Las obras estuvieron detenidas por más de dos años hasta que Cornare aprobó la modificación de la licencia ambiental para seguir adelante con el proyecto.
  2. En el 2014 se reinician los trabajos al túnel: Tras casi dos años y medio se reiniciaron los trabajos para darle vida al túnel de Oriente. Hubo delicadas condiciones para llevarlo a cabo: estudios hidrogeológicos a profundidad, inventario de especies endémicas, garantía de reubicación de las mismas y, antes que nada, un compromiso serio y responsable con la protección del medio ambiente que hace parte del área de influencia del túnel.
  3. Ambientalistas tienen sus dudas: A mediados del 2014, después de que la obra tuviera las licencias ambientales, algunos ambientalistas y habitantes del sector seguían con dudas en el proyecto. La principal era sobre las excavaciones para conocer el abatimiento de agua. Cornare explicó que se desarrollaron pruebas que el país nunca había utilizado y que dieron garantía de conocimiento de los factores vitales de los trabajos.
  4. Financiación de la obra sin valorización: En el 2014, mientras Juan Manuel Santos estaba en campaña de reelección presidencial, prometió que la financiación del proyecto no tendría el cobro de valorización que llegaba a los 120.000 millones de pesos. Semanas atrás, diputados del departamento le pidieron al Presidente que cumpla con su palabra, pues hasta la fecha ese dinero no se ha visto, y es necesario pues hay demoras y sobrecostos. Otra de las opciones de financiación es aumentando 5.000 pesos a la tasa aeroportuaria.
  5. Obras complementarias son vitales: En la última evaluación a las obras realizada por la Asamblea departamental, se plantearon diferentes posibilidades para realizar obras complementarias al túnel. Entre ellas sobresale el circuito vial de los Embalses, que tiene una intervención vial de 220 kilómetros y un valor cercano a los 750.000 millones de pesos. Según la Asamblea, se tienen los estudios de prefactibilidad y de factibilidad de otras obras complementarias. Este último tiene una cifra a distribuir por 224.000 millones de pesos.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
Redactor de EL TIEMPO
davmer@eltiempo.com
@AlejoMercado10