Archivo

Puente peatonal del Cantón Norte pasó las pruebas de resistencia

Las firmas constructoras afirmaron que el puente ya se puede usar. Un año duró reparación.

notitle
07 de marzo 2016 , 08:47 p.m.

El primero de febrero del 2015, el puente peatonal del Cantón Norte, ubicado en la calle 103 con carrera 11, se fue abajo cuando iba a ser entregado. Desde entonces la pregunta de la ciudadanía ha sido: ¿qué pasó?

Un año después, Constructec S.A.S., empresa encargada de su construcción, y la interventoría Consorcio IMR Cantón hicieron entrega del paso peatonal que conecta el Cantón Norte. Ya se realizaron las pruebas de resistencia y para alivio de todos, el paso elevado las cumplió satisfactoriamente.

Voceros de la empresa hablaron con EL TIEMPO ZONA. “La Sociedad Colombiana de Ingenieros hizo un peritaje sobre el puente que se desplomó y concluyó que este se fue abajo porque confluyeron varias situaciones”, afirmaron.

En esta ocasión se hicieron nuevos estudios y diseños y se incluyeron cambios como modificar la baranda del puente.

“La anterior era un pasamanos con platinas separadas de a 10 centímetros con tubos de 3 pulgadas, una “baranda arquitectónica”, ahora se instaló una “baranda estructural”, con tubería de 4 y 10 pulgadas de diámetro”, explicaron voceros de Constructec y agregaron que “por otra parte se puso un apoyo o pórtico, en el costado occidental del puente. Es una columna que mejoró los factores de seguridad del paso elevado”.

Después de hechas estas modificaciones y entregada la obra el 29 de enero pasado, a la Jefatura de Ingenieros del Ejército Nacional (Jein), esta ordenó realizar las pruebas de carga estática y dinámica que se efectuaron durante febrero, para lo que se contrató una firma especializada que hizo lo siguiente:

1. Pruebas de cargas estáticas: para realizarlas se carga el puente con tanques de agua que simulan un peso vivo, como si el puente estuviera soportando 450 kilos por metro cuadrado, es decir, unas ocho personas de 60 kilos por cada metro cuadrado.

2. Prueba dinámica: mide el movimiento que puede tener el puente con el paso de peatones. Esta se hizo con un equipo especializado que genera vibraciones al viaducto, estas se suspenden y se mide cuándo se queda quieto de nuevo el paso elevado.

Las dos pruebas resultaron favorables y el puente ya está listo para ser usado.

Una vez que este se vino abajo se desató la polémica sobre las obras, los materiales y el contratista, pero para resolver su error, Constructec S.A.S. y la interventoría Consorcio IMR Cantón decidieron asumir los costos de la reconstrucción y la nueva interventoría.

Los nuevos estudios y diseños se sometieron a la revisión de especialistas nacionales e internacionales, una comisión de la Sociedad Colombiana de Ingenieros y Joan Ramón Casas, ingeniero de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Redacción EL TIEMPO ZONA