Latinoamérica

Perú, en vilo por suerte de dos aspirantes a la presidencia

Tribunal decretó improcedentes candidaturas de Guzmán y Acuña a un mes de las elecciones.

Perú, en vilo por suerte de dos aspirantes a la presidencia
8 de marzo de 2016, 01:33 am

A casi un mes de los comicios presidenciales en Perú, la situación en el país se torna tensa por la incertidumbre que ha generado la indecisión de los entes electorales frente a las candidaturas de los dos aspirantes que, hasta enero, estuvieron ocupando el segundo y el tercer puesto en los sondeos para la carrera presidencial: Julio Guzmán y César Acuña, respectivamente.

En una situación sin precedentes en el país, los ciudadanos han tenido que esperar a la víspera de las votaciones por una razón final del Jurado Electoral Especial (JEE) sobre si sus candidatos siguen estando activos o no.

Guzmán tiene problemas derivados de irregularidades en su proceso de inscripción, y Acuña, por donaciones de dinero a una asociación de comerciantes por encima de lo permitido por la ley.

Esta incertidumbre, sin embargo, no parece haber generado inconvenientes mayores, aparte de los judiciales, para Guzmán, el candidato del partido Todos por el Perú, quien en la encuesta de GFK, publicada este lunes, subió poco más de seis puntos porcentuales con respecto a la de enero.

Las varias anulaciones y reactivaciones de la candidatura de Guzmán parecen haber tenido un efecto publicitario en su campaña, empujando a más público a mirarlo como su opción viable.

Guzmán, otro más de los tantos outsiders (personajes desconocidos en la política que llegan como alternativa a los partidos y posturas tradicionales) que gana la aprobación de las masas, apareció en la contienda en diciembre con apenas dos por ciento de intención de voto en las encuestas, pero se convirtió en tiempo récord en la opción ‘diferente’ con más fuerza.

El profesor de ciencias políticas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Fernando Tuesta, atribuyó el hecho a la “tónica de rechazo” a la política y a las instituciones que tienen los peruanos, que se pudo ver desde 1995 con la victoria de Alberto Fujimori, quien inició con el uno por ciento en las encuestas y rápidamente escaló para convertirse en uno de los presidentes más controvertidos, pero también más aceptado por la población.

Sin embargo, Tuesta resalta que aunque con Guzmán “hay expectativa de cambio (realmente él) no ha señalado directamente que va a haber cambio”.

Pero mientras unos suben, otros bajan. César Acuña, por su parte, descendió en la última encuesta lo mismo que subió Guzmán, y pasó a ubicar el séptimo puesto.

Plagió tesis

Sin embargo, para el director del Instituto de Opinión Pública de la PUCP, David Sulmont Haakel, el descenso de Acuña no se debe al proceso que lleva el JEE sobre su candidatura, sino a una serie de sucesos previos que han generado cuestionamientos respecto a la integridad ética y, por consiguiente, política del candidato del partido Alianza para el Progreso, como las acusaciones sobre el plagio de su tesis doctoral.

No obstante, el proceso judicial que pone su candidatura en juego sí le podría afectar aún más su ya deteriorada imagen.

Esta situación, que lo pone frente a una encrucijada legal mucho más compleja que la de Guzmán, posiblemente le costará más electores que, según ha mostrado la tendencia, se podrían mudar para seguir aumentando el séquito del outsider.

Mientras tanto, aunque en las encuestas sigue liderando con un amplio margen Keiko Fujimori, la heredera del expresidente Alberto Fujimori, los valores en los sondeos que ha conseguido siguen sin alcanzarle para ganar en una primera vuelta.

En el escenario hipotético en el que los candidatos presentes en esta encuesta sean los que aparecerán en la boleta electoral el próximo 10 de abril, seguramente los resultados llevarán a que Fujimori y Guzmán se enfrenten en el balotaje del 5 de junio.

En este caso, según el profesor de ciencias políticas de la Universidad del Pacífico, Iván Lanegra, “tiene sentido (que Guzmán gane) porque en la segunda vuelta gana el antivoto”, factor que favorece más a Guzmán que a Fujimori.

Por el momento, los peruanos se mantienen a la espera de lo que va a decidir el JEE, pero por más que la respuesta sea rápida, seguirá siendo muy poco tiempo para que los electores redistribuyan los votos en los candidatos que más se acomoden a sus convicciones políticas.

DIEGO S. CARRANZA AGUDELO
Para EL TIEMPO