Archivo

Meluk le cuenta... (Relaciones peligrosas)

Entrenadores y futbolistas ante la crítica sostienen que los periodistas no sabemos del juego.

notitle
06 de marzo 2016 , 09:17 p.m.

El hombre no aguanta más. Se acerca a alguien que escribe en una libreta. Le arrebata el papel y grita:

“¿Qué tiene que pasar en la vida de alguien para querer convertirse en crítico? ¿Qué escribe...? ¿Habla algo positivo..? No. Solo hay cosas malas. A ver... ‘Inexperta’... Inexperta es una etiqueta. ‘Deslucida’... Otra etiqueta... Puras etiquetas. ¡Solo etiqueta todo! No tiene ni idea de lo que escribe. No sabe de esto ni qué es esto. Confunde los ruidos de su cabeza con verdadero conocimiento. Aquí no hay nada sobre técnica, nada sobre estructura, nada sobre intención. Solo son un montón de opiniones idiotas sustentadas por comparaciones aún más idiotas. Escribe un par de párrafos sobre algo que no le cuesta. Tome esta cobarde, maliciosa y pésimamente escrita crítica, enróllela y...”.

No crea que esto nos lo dijo el DT de Millonarios, Rubén Israel, a Orlando Ascencio y a mí en la entrevista que se publicó ayer antes de la derrota 2-0 con Fortaleza. Ni más faltaba. Esas líneas de arriba son las de una de las escenas cumbre de la película Birdman, o la inesperada virtud de la ignorancia, ganadora del Oscar 2015. Israel fue amable y cálido, pero sí nos echó vainas a los periodistas. Muchas vainas.

Y eso no es nuevo ni pasa solo acá. Ocurre desde siempre y en todas partes. Las relaciones entre la prensa y los técnicos y los futbolistas son peligrosas y tensas. Entrenadores y futbolistas ante la crítica sostienen que los periodistas no sabemos del juego porque ni lo jugamos ni lo dirigimos. Es peor incluso cuando una mujer es la que opina. ¿Y cuándo se les elogia, sí sabemos? Vayan viendo....

Nuestro oficio es informar, contar y opinar. No dirigir un equipo o jugar al fútbol. Y opinar es tomar posición y comprometerse. Los que comentamos debemos ser críticos, imparciales, equilibrados y veraces. La relación con las fuentes nunca será fácil y es en ella cuando se comprueba la independencia y la buena fe. Y no pasa solo con los que cubrimos la fuente de deportes. Pasa en todas. O pregúntenles a Julito a Arismendi a Gossaín a Yamid a Yolanda a Néstor...

Creo firmemente en que el técnico de la división Z de cualquier liga o club sabe más de fútbol que cualquier periodista. Ese es su oficio. Pero se equivocan al menospreciarnos. Israel contó sus verdades en estas páginas antes de la derrota con Fortaleza. Pero ayer, Millos en la cancha de Techo contó de nuevo su verdad de juego confuso, pobre y limitado al perder con el colero, que lo superó con claridad. La entrevista de ayer tiene hoy la misma validez.

Israel habló sin límite. Pero por técnicos hablan sus equipos en el campo. Tras la derrota con Fortaleza, Israel fue el comentarista. Dijo que su Millos pareció “jugar por el asado (la gaseosa)”. Eso es así de simple, aunque los periodistas sepamos mucho menos de fútbol que él y los demás técnicos, por supuesto.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta