Archivo

El origen de la encrucijada que atraviesa el petróleo

Una reforma tributaria no sería una opción razonable porque desestimula la actividad económica.

05 de marzo 2016 , 06:03 p.m.

A Colombia le cambió el panorama. El descuadre en su cuenta corriente, que según el último reporte del Banco de la República, era de 7,7 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre de 2015, es el punto de partida. El déficit se produjo porque el país venía, desde tiempo atrás, gastando más de lo que produce. El asunto no se había notado porque el Estado se financiaba con inversión extranjera directa, la cual, mayoritariamente, provenía de la explotación de minerales.

Además, si el país necesitaba endeudarse había tasas de interés bajas en el mundo. Pero esas dos ventajas desaparecieron: los precios de los minerales se desplomaron y la obtención de deuda se encareció. A falta de esas cartas, la otra es cobrar más impuestos (reforma tributaria), lo que tampoco es oportuno, porque también ocasionaría caída en la actividad económica.

“El secreto es enfriar la economía sin que se llegue a la recesión, con el control del gasto”, expresa un excodirector del Banco de la República.

“Colombia puede con un menor crecimiento económico por un par de años. Que golpearía el empleo, sí, pero las cifras de enero son estacionales. La gente salió más a buscar empleo, no necesariamente se cerraron puestos de trabajo”, agregó.

En cuanto a la inflación, dijo que también es transitoria, por lo que manifestó que “lo hecho por la junta del Banco es lo correcto. La discusión es si se debió hacer más rápido, pero lo que sí es claro es que es equivocado aumentar el gasto y la tributaria tiene que esperar al segundo semestre, cuando haya menor presión inflacionaria sobre las familias”.

ECONOMÍA