Archivo

'Todos los gastos en Saludcoop están sustentados': G. Grosso

El interventor de esa EPS y expresidente de Cafesalud se defiende sobre acusaciones por contratos.

notitle
04 de marzo 2016 , 07:27 p.m.

Tras la remoción, esta semana, de Guillermo Grosso de la presidencia de la EPS Cafesalud, los cuestionamientos en torno a su desempeño, y a lo hecho como interventor de Saludcoop entre mayo del 2013 y diciembre del 2015, no han hecho más que crecer.

Grosso es señalado de haber derrochado recursos de Saludcoop en costosas remodelaciones, compra de bienes y vehículos innecesarios, y de la tercerización de la prestación de algunos servicios médicos, que antes estaban a cargo de empresas del mismo Grupo Saludcoop, que por esta causa resultaron afectadas.

Con respecto a su labor de tres meses frente a la presidencia de Cafesalud, a la que llegó para encargarse del traslado de los 4,6 millones de afiliados de Saludcoop a la EPS, también hay señalamientos. Se habla de que Grosso suscribió algunos contratos cuya naturaleza ameritó que la propia Superintendencia Nacional de Salud los remitiera a la Fiscalía y a la Procuraduría para su análisis.

Este factor, que se sumó al hecho de que a Grosso se le cumplieron los tres meses de nombramiento, motivó a sus miembros a no prorrogar su permanencia y nombrar como encargado a Andrés Lombana (miembro del equipo liquidador de Saludcoop), mientras finaliza la elección del nuevo presidente.

En entrevista con EL TIEMPO, Guillermo Grosso aseguró que todos los gastos en Saludcoop están sustentados, que los contratos que suscribió mientras estuvo al frente de Cafesalud se justifican y que nunca buscó la mediación de políticos o fichas del alto Gobierno para asegurar su permanencia en el cargo.

¿Por qué salió de Cafesalud?

Porque se terminó el periodo para el cual fui nombrado; en noviembre, cuando se liquidó Saludcoop, el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y el Supersalud, Norman Julio Muñoz, me dijeron que iba a estar tres meses en el cargo. El objetivo era hacer menos traumática la transición de los afiliados de Saludcoop a Cafesalud.

¿Qué pasó en estos tres meses?

La situación se tornó muy difícil, por el estado de las clínicas de Saludcoop; el plan inicial era vender el operador de estos centros, que tenía una red deficitaria y amenazaba con afectar el funcionamiento de la EPS. En efecto, estas debilidades se tradujeron en trastornos en la asistencia y en la prestación de los servicios, lo que enturbió la operación; ahí empezaron los cuestionamientos.

¿Por qué contratos lo cuestionan?

Como mi obligación era cubrir las necesidades de los afiliados en todos los municipios, ante una red deficitaria tuvimos que contratar con más de 877 centros, entre hospitales y clínicas; los contratos parecen muy abultados, pero que en el fondo no son suficientes. Con ellos apenas sí alcanzamos a garantizar el 75 por ciento de la cobertura.

Quiere decir que el problema es que usted hizo muchos contratos…

No. El papel de una EPS, cualquiera que sea, es hacer contratos para garantizar los servicios a los usuarios; Cafesalud no tiene entidades para hacerlo.

Se dice, además, que hubo derroche en remodelaciones y gastos suntuarios…

No hay tal. Los gastos administrativos de la EPS y de Saludcoop están sustentados y dentro de los límites normales. Aquí no hubo excesos y ningún recurso destinado a la salud de los usuarios se usó para otra cosa. Saludcoop nunca tuvo carros blindados; cuando se necesitó transporte especial, se contrató. Tuve auditorías permanentes en todos los gastos.

¿Usted recibió presiones de alguien para hacer contratos o favoreció con ellos a alguien?

No, ni en Saludcoop ni en Cafesalud hubo presiones de ningún tipo.

¿Buscó o recibió apoyo político para sostenerse o mantenerse en el cargo?

No, y nunca tuve que buscarlo. Es más, ingresé a estas entidades en el marco de la estrategia del ministro Gaviria y de los superintendentes de Salud de alejar la política de este sector.

Pero si todo está tan bien, ¿por qué tanto cuestionamiento y tanto ruido?

Le repito: la de Cafesalud es una operación muy difícil, tuvimos dificultades con la prestación de los servicios, sustentados en una red caótica, obsoleta y escasa. Esto generaba problemas todos los días, y siempre estuvimos prestos a solucionarlos. La situación generó disgustos y reclamos de la gente, y no dudo que algunas personas capitalizaron esto para sacar provecho, desacreditar la gestión e impedir que un buen proyecto, como el de Cafesalud, siga adelante.

Pero se sabe que la Procuraduría y la Fiscalía iniciaron ya unas investigaciones…

Claro, sin embargo estoy tranquilo, porque todas las cosas están en orden en Cafesalud y lo único que tengo que hacer es poner a su disposición toda la información que requieran.

Se nota muy seguro de eso…

Sí, tanto que me permito manifestarles a los afiliados y trabajadores de Saludcoop que esta es una buena empresa y que se dejaron firmes las bases para proyectar una EPS pensada en los usuarios, en el respeto a la gente y sus trabajadores.

Cafesalud no será otro Caprecom, dice Minsalud

Frente a este caso, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, recordó que el proceso de liquidación de Saludcoop y adecuación y consolidación de Cafesalud, es bastante complejo. “Se creó una nueva empresa que, en últimas, es propiedad de los acreedores, entre ellos el Gobierno; ésta será vendida en los próximos meses”, afirmó Gaviria.

Con respecto al caso Grosso, el Ministro aseguró que no descarta que los últimos días pudiera haber habido políticos interesados en presionar para que éste permaneciera en el cargo, pero que aun así la junta directiva de la EPS decidió, de manera autónoma, removerlo tras conocerse cuestionamientos sobre su desempeño, independientemente de cualquier consideración.

Aun así, no desecha el hecho de que tras el episodio “también haya poderosos intereses empeñados en que el proceso entero fracase”. Y agregó: “Hay quienes quieren revolver las aguas para pescar en río revuelto; las interceptaciones ilegales al liquidador de Saludcoop, Luis Martín Leguizamón (que cuenta con el respaldo de la Supersalud), fueron filtradas estratégicamente a los medios; eso hace parte de este proceso deliberado de desinformación. Hay intereses muy fuertes tras la pretensión de que esto no funcione”.

El Ministro señaló que la liquidación de Saludcoop desbarató un gran conglomerado económico y acabó afectando intereses, “otros, además, quieren que Cafesalud se convierta en una EPS pública. Tenemos que hacer todo lo que sea posible para recuperar la confianza y legitimidad en este proceso”, dijo.

Finalmente, Gaviria aseguró que el Ministerio y las entidades adscritas seguirán adelante con el proceso y que “no permitiremos que Cafesalud se convierta en otro Caprecom, en un fortín burocrático. Quienes conocen el sector saben de la lucha que hemos dado para evitar injerencias indebidas de la política. Las decisiones de liquidar a Caprecom y Saludcoop eran difíciles, pero se tomaron por encima de cualquier consideración política”.

REDACCIÓN SALUD