Archivo

Policías refrendan su compromiso con el código de ética

Esta labor hace parte de la nueva Política Integral de Trasparencia de la entidad.

notitle
04 de marzo 2016 , 10:57 a.m.

A través de videoconferencia desde la Sala Estratégica de la Dirección General, el director de la Policía, general Jorge Hernando Nieto Rojas, lideró la refrendación de los policías con el código de ética policial.

181.920 policías aceptaron comprometerse a cumplir al pie de la letra las exigencias de este código. Esto se realiza dentro del marco de la nueva política integral de trasparencia de la Policía Nacional.

La labor consistió en que cada uno de los policías del país, desde su computador, accionó la opción Acepto. En tiempo real esa respuesta quedó consignada en la base de datos de la Institución, donde están almacenados los correos electrónicos de cada uniformado.

“Nuestro Código de Ética Policial tiene que ser la brújula que a diario guíe cada una de nuestras actuaciones. Sé que somos capaces de ser mejores seres humanos. Sé que podemos ser mejores policías”, afirmó el general Nieto.

En el evento estuvo presente el representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Todd Howland, el secretario de transparencia de la Presidencia de la República, Camilo Alberto Enciso, y el inspector general de la Policía, general Carlos Ramiro Mena.

El general agregó que los colombianos están reclamando policías más humanos, más íntegros, más disciplinados, más innovadores y más efectivos. “Invito a refrendar nuestro Código de Ética con el corazón, con grandeza, con amor por su familia, su Institución y su patria”, finalizó el director de la Policía.

Este es código de ética profesional que hoy juraron los policías colombianos:

“Como policía tengo la obligación fundamental de servir a la sociedad, proteger vidas y bienes; defender al inocente del engaño, a los débiles de la opresión y la intimidación; emplear la paz contra la violencia y el desorden y respetar los derechos constitucionales de libertad, igualdad y justicia de todos los hombres.

Llevaré una vida irreprochable como ejemplo para todos; mostraré valor y calma frente al peligro, al desprecio, al abuso o al oprobio; practicaré la moderación en todo y tendré constantemente presente el bienestar de los demás. Seré honesto en mi pensamiento y en mis acciones; tanto en mi vida personal como profesional, seré un ejemplo en el cumplimiento de las leyes y de los reglamentos de mi Institución. Todo lo que observe de naturaleza confidencial o que se me confíe en el ejercicio de mis funciones oficiales lo guardaré en secreto, a menos que su revelación sea necesaria en cumplimiento de mi deber.

Nunca actuaré ilegalmente, ni permitiré que los sentimientos, prejuicios, animosidades o amistades personales lleguen a influir sobre mis decisiones. Seré inflexible, pero justo con los delincuentes y haré observar las leyes en forma cortés y adecuada, sin temores ni favores, sin malicia o mala voluntad, sin emplear violencia o fuerza innecesaria y sin aceptar jamás recompensas.

Reconozco que el lema Dios y Patria simboliza la fe del público y que lo acepto en representación de la confianza de mis conciudadanos y que lo conservaré mientras que siga fiel a los principios de la ética policial. Lucharé constantemente para lograr estos objetivos e ideales, dedicándome ante Dios a la profesión escogida: La Policía”.

JUSTICIA