Archivo

La Biblioteca Pública Piloto es un espacio más allá de los libros

Esta entidad trabaja por la generación de actividades culturales en Medellín.

notitle
03 de marzo 2016 , 07:58 p.m.

La Biblioteca Pública Piloto es un patrimonio de la ciudad que cada día trabaja por generar espacios para el disfrute de las personas.

No es simplemente un lugar de lectura con una gran variedad de material bibliográfico. Aquí se ofrecen más actividades culturales para todas las edades.

Esta es la madre de las bibliotecas de Medellín, y por eso orienta el trabajo de los demás templos de los libros.
En 1952 fue fundada la Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina en un convenio entre la Unesco y el gobierno colombiano.

La primera sede estaba ubicada en la avenida La Playa, pero en la década del sesenta se trasladó al sector de Otrabanda, lo que es hoy el barrio Carlos E. Restrepo. Y es ahí donde se hizo fuerte y se convirtió en un patrimonio de Medellín y un referente en bibliotecas en Colombia y Latinoamérica.

Nombres importantes han recorrido los pasillos del lugar. Desde escritores como Manuel Mejía Vallejo, que dirigió el Taller de Escritores de la Piloto, Luis Carlos Galán, que dictó conferencias, Carlos Gaviria que estuvo a cargo de algunos programas, hasta Juan Luis Mejía, que fue su director y luego se convirtió en ministro de cultura. Solo por mencionar algunos.

Actualmente la biblioteca sigue siendo referente en la ciudad en cuestión cultural y la generación de espacios para la formación de públicos.

Se ofrecen desde cátedras formativas hasta otras formas de leer, como la proyección de las películas.

“No solo la lectura se puede manejar a través del material bibliográfico, sino que también puede ser a través de la proyección de las películas. Tenemos diversidad en la oferta cultural, se ofrecen conferencias, presentaciones de libros y autores, en donde los escritores están mostrando sus últimas producciones y que quieren compartir con el público”, explicó María Victoria Suárez, coordinadora de Gestión y Fomento Cultural de la biblioteca.

Por esto, la Piloto trasciende más allá de los libros.
Además, también lo hace hacia otras bibliotecas, pues gracias al Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, que es coadministrado por la Piloto, las bibliotecas están integradas en diferentes programas. Por ejemplo, ahora los libros pueden llegar a otras bibliotecas con el programa ‘Libros sin Fronteras’.

“Nosotros damos toda nuestra experiencia como la biblioteca madre, y les ayudamos a promover todos sus servicios y a manejar la capacidad técnica y logística de los parques biblioteca”, aseguró Carina Rodríguez, secretaria general de la Piloto.

Esta biblioteca guarda la historia de Medellín en su edificación. Con libros que datan de hace más de 200 años y fotografías de importantes fotógrafos como Melitón Rodríguez, se cuenta la historia de la ciudad. “Son esas colecciones patrimoniales de esos archivos fotográficos y libros de las primeras ediciones lo que nos permite ser un referente”, comentó la coordinadora.

Actualmente la Piloto se encuentra en obras, pues para cumplir con la norma de sismo resistencia actual, su estructura física está siendo intervenida.

La inversión realizada es cercana a los 6.000 millones de pesos, y se espera que las obras terminen en el mes de octubre. “Es un edificio de hace 50 años, por eso vamos a actualizar esa estructura y vamos a crear seguridad para nuestros usuarios”, dijo la secretaria general.

Gloria Inés Palomino dejó la dirección de la biblioteca luego de 25 años. En este momento se están nombrado los miembros de la junta directiva de la biblioteca, y el próximo 9 de marzo se reunirán.

“Estamos haciendo la mejor selección para nombrar a la persona idónea, de niveles académicos extraordinarios y con cercanía al sector de las bibliotecas, porque creemos que la Piloto merece tener un gerente de alto nivel”, aseveró Juan Carlos Sánchez, subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio de la ciudad.

El funcionario agregó que se espera que en los próximos dos meses ya haya nuevo director.
Así mismo, comentó que se busca que las bibliotecas trasciendan de un papel de circulación y préstamos para convertirse en referentes de encuentros ciudadanos y de producción artística y literaria y de construcción de cultura ciudadana.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO
Medellin