Archivo

Beckett, en la voz de Joe Broderick

El escritor recibirá un homenaje en el Iberoamericano y presentará 'La última cinta de Krapp'.

notitle
03 de marzo 2016 , 04:58 p.m.

La luz tenue de una lámpara empotrada en el techo alumbra tímidamente el rostro de Joe Broderick. Su mirada perdida y profunda refleja un rabioso sentimiento de melancolía.

Son las primeras imágenes de la obra ‘La última cinta de Krapp’, dirigida por Camilo Carvajal y protagonizada por este australiano de ascendencia irlandesa, que se presentará en el Iberoamericano como parte de un homenaje al autor.

Pero fuera del escenario, los ojos azules de Broderick desencadenan un sentimiento más amable y pese a eso, no titubea en decir: “Yo soy el personaje. Una amiga me dijo: ‘Tú no tienes que actuar, tú eres Krapp’”.

Krapp, el protagonista de esta adaptación de la obra de Samuel Beckett, está cumpliendo 69 años y, como es su costumbre en cada aniversario, se sienta a escuchar las grabaciones en las que consigna los detalles de su vida.

Es una ceremonia de una trascendencia existencial conmovedora y Broderick explica que la pieza tiene muchos elementos de la vida del propio Beckett.

“Se sorprende, se ríe, se burla, se molesta y finalmente se enternece con lo que está oyendo de sí mismo. Es un diálogo consigo mismo pero sin palabras”, explica este actor y autor de libros como ‘Camilo, el cura guerrillero’.
Broderick enfatiza en que este es un papel que suele brillar más en las manos de actores veteranos, que puedan imprimirle todo su bagaje personal (como él mismo lo hace).

“Trato de ser lo más escueto posible, sé que peco de sobre actuación un poquito.... Encontrar cómo reaccionar sutilmente a esa grabación sin sobreactuarse es muy exigente para el actor”, señala el dramaturgo australiano.
Su primer amor

Broderick, que también tiene nacionalidad irlandesa y colombiana, se convirtió en un amante del teatro desde su niñez, cuando su padre lo llevaba a ver las adaptaciones británicas de obras de Shakespeare que se presentaban en Melbourne, su ciudad natal.

Luego se dedicó a estudiar milimétricamente la obra de Beckett. Además de traducir al español varias de sus creaciones y cuentos, también dictó un curso sobre la obra del premio nobel irlandés, creador del gran clásico del teatro del siglo XX, ‘Esperando a Godot’.

“Los personajes de Beckett por lo general están en un momento muy precario de la vida, normalmente son viejos, sin ninguna perspectiva de nada. Yo creo que es el único autor que ha hecho como su principal tema el hombre en ese estado de impotencia y de precariedad, de no tener salida, digamos”, explica.

Su relación con este autor lo llevó a protagonizar, en el 2010, la versión del cuento ‘Primer amor’, que él mismo tradujo y que dirigió Manolo Orjuela.

En aquella ocasión, se dijo que era el debut en la actuación de Broderick, lo cual él refuta con ese español elegante y pausado que ha aprendido en sus más de 40 años de estadía en Colombia.

“En mi familia se ríen cuando digo que comencé a actuar a esa edad. Yo he actuado toda la vida, en el colegio participaba en las obras de teatro del seminario. Yo fui cura, y ¿quién es más actor que un cura?”, bromea.

Es un humor que recuerda a la pluma de Beckett. Y puede que sí, puede que Broderick sea Krapp. De hecho, a veces parece adoptar la misma nostalgia de su personaje.

“Hay curas de púlpito y curas de confesionario, yo era más de púlpito, aunque ahora soy más de confesionario porque aquí vienen muchos parroquianos a desahogar sus culpas en la ‘parroquia de Joe’”, dice entre risas.

Única función
27 de marzo, 6:30 p. m. Factoría de L’Explose. Carrera 20 n.° 50-34. Boletas: 30.000 pesos.

Yhonatan Loaiza Grisales
Cultura y Entretenimiento