Archivo

El Colegio del Cuerpo recuerda a Kazuo Ohno

El grupo presentará su homenaje al bailarín japonés, que además tiene música de Leonard Cohen.

notitle
03 de marzo 2016 , 04:55 p.m.

Un ramo de flores. Esa fue la sorpresa que les esperaba a los integrantes del Colegio del Cuerpo cuando se presentaron en Japón en el 2008, como parte de la celebración de los 100 años de relaciones diplomáticas entre el país asiático y Colombia.

Fue un detalle de dos personas que no alcanzaron a estar entre los espectadores que vieron la obra ‘Cuarteto para el fin del tiempo’, pero que habían escuchado del trabajo de este colectivo.

Los remitentes eran Kazuo Ohno, una de las figuras más representativas de la danza ‘butoh’ (la creó con Tatsumi Hijikata), y su hijo, Yoshito.

"Fuimos a la casa de Yoshito y él nos invitó a visitar a su padre en su lecho de enfermo, a pasar un día en su estudio viendo toda su utilería, vestuario, toda la historia de su trabajo. Fue un regalo de la vida haber podido estar allí", recuerda Álvaro Restrepo, director del Colegio del Cuerpo, sobre esa visita al legendario bailarín japonés, que falleció en el 2010 a sus 103 años.

A Restrepo siempre le quedó la idea de que debían devolverle esas flores a Ohno, así fuera de una manera simbólica.
Por eso nació esta obra de la Compañía del Cuerpo de Indias, núcleo profesional del Colegio del Cuerpo: ‘Flowers for Kazuo Ohno (and Leonard Cohen)’, que se presentará en el Festival Iberoamericano de Teatro.

Además de Restrepo, la producción coreográfica es dirigida por la francesa Marie France Delieuvin y el bailarín colombiano Ricardo Bustamante.

Y puede que se haga en homenaje a una de las máximas figuras de la llamada Danza de las tinieblas (creada en 1950), pero Restrepo enfatiza en que no es una pieza de ‘butoh’.

"No pretende para nada imitar ni acercarse a un género que no nos pertenece, que nunca hemos transitado, pero sí al que somos muy sensibles y nos toca profundamente también. Yo pienso que esta expresión, que crearon en Japón luego de la tragedia de Hiroshima, de alguna manera también tiene que ver con nuestro propio holocausto y nuestra propia relación, a veces un poco macabra, con la muerte", añade el coreógrafo colombiano.

En el proceso de creación, Restrepo decidió trabajar con las creaciones de otro artista especialmente productivo a pesar de su longevidad, el poeta y músico canadiense Leonard Cohen, de 80 años.

"Otro espíritu en plena madurez, pero que ha sabido hacer de su vida una obra de arte y ha podido, como los buenos vinos, mejorar con los años", asegura.

Y fueron apareciendo factores comunes entre las obras de Ohno y Cohen, especialmente su relación con el trabajo del poeta andaluz Federico García Lorca y así se fue tejiendo la coreografía con la música del canadiense.

"Es un trabajo muy interesante porque es muy diferente de todo lo que hemos hecho, mucho más colorido, divertido a veces", dijo Delieuvin.

FUNCIONES
17 de marzo, 8:30 p. m. 18 de marzo, 6:30 y 8:30 p. m. Teatro Galería Cafam de Bellas Artes. Avenida Carrera 68 n.° 90-88. Boletas: 30.000 pesos.