Archivo

Concejo de Medellín votó negativo en la venta de acciones de Isagén

Comisión Primera no dio el aval. Alcaldía tiene la opción de impugnar votación y elegir 2° comisión

notitle
02 de marzo 2016 , 09:51 a.m.

Con una votación de 4 votos contra 3, la comisión primera del Concejo de Medellín votó negativamente sobre el Proyecto de Acuerdo 004 de 2016 de la enajenación del 13,1 por ciento de acciones que EPM tiene en Isagén.

Tras un álgido debate que se prolongó por más de tres horas, ciudadanos asistentes y corporados escucharon los argumentos de aquellos a favor o en contra de la venta de las acciones. Al final de este, los concejales Jesús Aníbal Echeverry, Jaime Mejía y Daniel Carvalho le dieron su apoyo a la propuesta del alcalde Federico Gutiérrez.

Sin embargo, Jaime Cuartas, Carlos Alberto Zuluaga, Robert Bohórquez y Aura Marleny Arcila votaron en contra por lo que el proyecto no pasó a segunda instancia.

Esto significa un fuerte revés para el Alcalde de Medellin, que el día anterior había expuesto precisamente ante el Concejo, razones para vender ese 13,1 por ciento de participación accionaria pues con parte de los 1,4 billones de pesos que entrarían por la operación, financiaría el megaproyecto del corredor vial de la avenida 80, que podría ser un tranvía.

“El proyecto no está hundido, todavía tiene jurídicamente una salida y es la impugnación”, explicó el concejal Jesús Aníbal Echeverry, que añadió que “el daño está hecho. Dolería mucho que las acciones bajaran de precio en un año”.

Sobre esa salida, que es apelar la decisión, se nombraría una comisión accidental para estudiar la apelación y enviarla a la plenaria.

Aura Marleny Arcila, explicó que en caso de que la plenaria acepte dicha apelación, “se repite ese primer debate pero con una comisión diferente a la primera donde fue negada”.

Ella, que fue de una de las que votó en contra, explicó que a pesar de escuchar las razones expuestas, entre otros, por EPM, considera que la propuesta de vender se basó solo en lo económico sin tener en cuenta razones sociales y ambientales.

“EPM tiene una función de control social, pues es la voz de la comunidad de Antioquia en ese sector. Creemos que es una inversión estratégica, y es muy importante que EPM siga siendo socia de una empresa que es irrepetible en Colombia”, aseguró Arcila.

La concejal añadió que a mediano y largo plazo, Isagén aumentará su valor considerablemente, y con este, también el de EPM.

Posición que no comparte Simón Molina, coordinador de la ponencia. Para él, Isagén ya es una empresa privada por lo que “el crecimiento que tenga esa empresa será a costa del mercado que tenga EPM, pues la generación de energía es el negocio más importante y rentable que la empresa y no vender es dejarle un capital importante a un competidor directo”, aseguró Molina.

Se espera que en las próximas horas, o a más tardar mañana, la Administración apele la decisión y esperar qué sucede. Mientras tanto, el reloj sigue corriendo y a EPM se le acaba el tiempo para poder participar en la Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (OPAV), en caso de que se decida vender.

 

MEDELLÍN