Archivo

'Se necesita una ruta de atención viable y auditada'

Corte ordenó a entidades de salud brindar protocolos de atención a víctimas de violencia sexual.

notitle
01 de marzo 2016 , 08:56 p.m.

Garantizar el buen funcionamiento de las rutas de atención de víctimas por violencia de género depende, en gran medida, de la coordinación entre las entidades públicas para centralizar las responsabilidades y evitar que los procesos equivocados y tardíos revictimicen a las personas.

Así lo señala la representante a la Cámara Angélica Lozano (Alianza Verde), quien asegura que lo ideal es contar con una ruta de atención que en realidad sea viable, coordinada y auditada.

Cuando no hay un mandato claro, exigente, responsable y con efectos, se deja a las leyes en letra muerta”, dice la representante.

La sentencia emitida por la Corte en diciembre pasado, en la que obliga a las entidades de salud a dar cumplimento efectivo y oportuno a las rutas de atención, impone, según Lozano, “un reto para las distintas entidades públicas. Por ejemplo, para que la Superintendencia de Salud tenga los dientes suficientes para establecer sanciones y ejecutar acciones de cumplimiento”. (Lea también: La violencia sexual debe atenderse como una urgencia médica)

De acuerdo con Jineth Bedoya, subeditora de EL TIEMPO y líder de la campaña No es Hora de Callar, en los casos de violencia de género existen varias rutas de atención, no solo en materia de salud, sino también en justicia y seguridad. Sin embargo, el problema está en que no se tiene conocimiento de ellas y tampoco se cumplen.

Hay evidencia de que la mayoría de las mujeres que llegan a Medicina Legal para ser valoradas en casos de violencia sexual no tienen ayuda psicológica, con el agravante de que muchas de ellas son reincidentes. Si las mujeres conocieran la ruta de atención sería mucho más fácil preservar las pruebas para los procesos judiciales en contra de los victimarios”, señala Bedoya.

Lozano, por su parte, asegura que en el país se han hecho esfuerzos para atender cada vez mejor a las víctimas de violencia de género. “Algunas acciones han salido bien y otras no, porque también depende de la voluntad política y de los recursos”, añade.

La representante insiste en que el éxito de una ruta de atención, cualquiera que sea, radica en lo cercana, concreta y medible que pueda ser.

“Entre más breve y directa sea la ruta con la que se ejecuta la ley de protección, más oportunidad de eficacia habrá”, concluye Lozano. 

SALUD