Archivo

El Pablo Tobón, gestor cultural del centro de Medellín

El teatro, fundado en 1952, promueve la creación de espacios para el fortalecimiento de la cultura.

notitle
01 de marzo 2016 , 07:20 p.m.

Después de cinco años de haber comenzado la renovación del Teatro Pablo Tobón Uribe, este ha logrado convertirse en un referente cultural de Medellín.

Pues el teatro, con 63 años de historia, ubicado en la avenida La Playa, se ha propuesto durante estos años generar espacios culturales, donde se busca que las personas se apropien de ellos y crear cultura ciudadana. Además, contribuir a la recuperación del Centro.

Sergio Restrepo, quien ha estado a cargo del teatro durante estos años de renovación, cuenta que cuando se decidió darle una nueva cara al Pablo Tobón Uribe, se planteó que el teatro se convertiría en un centro cultural de puertas abiertas para todas las personas.

Entonces comenzaron las obras que se desarrollaron en diferentes etapas, y se realizó una inversión superior a los 1.500 millones de pesos. Se renovó el espacio físico del lugar, se creó un café, se embellecieron la glorieta y los jardines. Lo más importante de estas acciones, fue la creación de espacios para la cultura ciudadana.

Allí mujeres van a tejer todos los días, se puede ir a jugar ajedrez, se ofrecen clases de tango y de yoga, presentan libros y se dan momentos para debatir la ciudad. También hacen grandes espectáculos.

“Abrimos las puertas todos los días desde muy temprano en la mañana hasta tarde en la noche, y planteamos una discusión en la cual podamos abrir lo que denominamos cultura y denominamos arte, conversación, discusión, diálogos, pero también estéticas”, comentó Restrepo.

En la programación del teatro se combina las denominadas bellas artes con la cultura popular. De esta manera se diversifica el público del lugar.

Cada lunes, en la glorieta del teatro, realizan los ‘Lunes de Ciudad’, un evento con el que busca generar un espacio para el debate sobre la capital antioqueña. Según cuenta el director, los lunes se hace una actividad muy sencilla, en donde sacan a la calle unas mesas y sillas e invitan a una persona a que converse con ellos sobre un tema determinado.

“Nos hace falta mucha conversación, y nos hace falta mucha apropiación del espacio público, y nos hace una profunda falta una discusión sobre los temas generales y particulares de la ciudad”, explicó el director.

En los ‘Lunes de Ciudad’ se plantean discusiones sobre Medellín, esto alrededor de la palabra y la calle. Allí el diálogo y la discusión se dan en el espacio público.

Daniel Carvalho, concejal de Medellín, es uno de los visitantes frecuentes de los ‘Lunes de Ciudad’. Él resalta esta actividad, pues considera que “la ciudad necesita encontrarse y abordar temas importantes entre sus ciudadanos para que realmente tengamos una democracia que sea cada vez más participativa y más representativa de todos”.

Desde el Pablo Tobón se cree fielmente que el centro es de gran importancia para Medellín, por esto se trabaja en estos espacios.

“Nosotros estamos invirtiendo en investigación, estamos invirtiendo en programación, estamos invirtiendo en activación urbana, y estamos haciendo la apertura desde nuestras capacidades del debate del Centro”, aseguró Restrepo.

Pero aún quedan cosas por hacer en el teatro. Está pendiente la creación de una escuela de artes y oficios escénicos.

Restrepo resalta la importancia que tiene el Pablo Tobón Uribe para Medellín. “Es una de las instituciones de ciudad, una de las memorias vivas del Centro, es el telón de fondo de la avenida La Playa. Es un actor cívico ciudadano y activista del centro de Medellín. Y tiene una presencia viva en la historia de las artes y hoy en la cultura ciudadana”.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO
Medellín