Archivo

Alcaldes de Cundinamarca, preocupados por el crecimiento urbano

Pese a las continuas advertencias, municipios siguieron creciendo sin control. ¿Reacción tardía?

notitle
29 de febrero 2016 , 10:32 p.m.

La posibilidad de que Bogotá se extienda hacia Mosquera para construir 416.000 viviendas y la rápida urbanización de Zipaquirá durante los últimos años llevaron a que los alcaldes de dichos municipios se planteen la posibilidad de congelar la expedición de licencias de construcción hasta que haya un plan para que el crecimiento no se haga desordenadamente.

El anuncio no cayó bien y ya generó reacciones de la Nación, Bogotá y de los gremios, por la parálisis que, según ellos, se generaría en el sector constructor.

Según el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, “la administración pasada desplazó a los constructores a los municipios aledaños a Bogotá y a otras ciudades, y ahora necesitamos tener una discusión sincera acerca de dónde y cómo crecerá la capital; esto incluye una evaluación juiciosa sobre los planes estratégicos ambientales para sacar adelante los proyectos de la mejor forma”.

Por su parte, la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, instó a los alcaldes a evaluar la situación. “Sería un error cerrarle la llave al desarrollo de la construcción. Entendemos su posición, pero cualquier decisión debe concertarse para seguir en la tarea de consolidar la ciudad-región, sin que signifique no edificar más”.

A esto se sumaron las críticas del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, contra el alcalde de Mosquera, Emilio Casallas, pues es en la zona fronteriza con ese municipio donde espera construir 416.000 viviendas para la expansión de la capital, plan bautizado Ciudad Paz y avalado por el presidente Juan Manuel Santos.

‘Crecer con desarrollo’

El alcalde Luis Rodríguez, en Zipaquirá, insiste en que “a la fecha tenemos 10.000 viviendas licenciadas, pero que aún no han comenzado a construirse, y otras 4.000 que ya están en proceso y que fueron autorizadas en administraciones pasadas”.

Este crecimiento, según Rodríguez, debe venir acompañado de la ampliación de redes de servicios públicos, parques para recreación, vías y transporte público, entre otros.

La decisión de los mandatarios ha sido acogida por otros alcaldes como Orlando Cardona, de Madrid (Cundinamarca), quien aseguró que “no se trata de cerrar la brecha del crecimiento, sino que el crecimiento llegue con desarrollo”.

Para Cardona, esto exige reevaluar la problemática que viven los municipios de Sabana de Occidente (Bojacá, El Rosal, Facatativá, Funza, Madrid, Mosquera, Subachoque y Zipacón), en donde no se ha revisado el crecimiento de sus territorios. “Detenerlo no es fácil, pero hay que modular las posibilidades para que la Sabana se organice”, concluyó.

Por su parte, César Carillo, secretario de Planeación de Cundinamarca, expuso que la decisión de los municipios está respaldada por la Gobernación, dado que la entidad les ha recomendado revisar el crecimiento desorganizado.

“Les estamos pidiendo a los municipios mirar esos puntos, por el tema de conflicto de uso de suelo, oferta institucional de servicios públicos y todo lo que tiene que ver con ordenamiento territorial, que nos preocupa, porque pasó de ser una fortaleza a una debilidad en la región”, señaló el Secretario.

Aunque algunos mandatarios municipales señalaron que hace falta más integración y socialización con Bogotá para discutir temas de desarrollo conjunto, Carillo explicó que el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, ya se reunió con el Alcalde de Bogotá para exponer estos proyectos.

Escríbanos a miccru@eltiempo.com