Latinoamérica

'Colombia es un ejemplo en seguridad alimentaria': Miguel Barreto

El director regional del Programa Mundial de Alimentos destacó experiencias del país en ese aspecto.

'Colombia es un ejemplo en seguridad alimentaria': Miguel Barreto
30 de septiembre de 2015, 12:35 am

Desde que dejó la representación en Colombia del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas para ocupar la dirección regional para América Latina y el Caribe, el peruano Miguel Barreto está convencido de que este país, por sus experiencias y buenos resultados, es un modelo para seguir en la lucha contra el hambre.

En entrevista con EL TIEMPO, Barreto habló del papel ejemplar de Colombia en la región, explicó los nuevos programas de desarrollo y calificó como positivo el anuncio de la fecha para firmar el proceso de paz.

¿A qué se debe el protagonismo de Colombia para el PMA en la región?

Para nosotros, Colombia es un modelo para seguir porque se trata de un país de mediano desarrollo donde tenemos una operación tradicional, en términos de apoyo a las personas afectadas por la violencia y desplazados internos. Pero al mismo tiempo es un ejemplo porque hemos trabajado estratégicamente con el Gobierno en la implementación de otros procesos como capacitación, cooperación técnica y fortalecimiento en redes de protección social.

¿Qué ha hecho Colombia para marcar esa diferencia?

Tiene experiencias exitosas. Tiene capacidad para mostrar lecciones aprendidas de cómo ha reducido los niveles de inseguridad alimentaria a través de programas sostenibles, compromiso del Estado y recursos propios.

Eso es lo que queremos reproducir en otros países de la región y, por qué no, en otros lugares del mundo.

Nos interesa que el modelo de asociación y partenariado que manejamos con el Gobierno se visualice a nivel internacional, y que se convierta en un país que exporta conocimientos en términos de seguridad nutricional y alimentaria.

¿En qué se materializa esa asociación?

El PMA es la agencia humanitaria más grande del mundo. Fue creado hace 69 años con el objetivo de salvar vidas y utilizar los alimentos como herramienta catalizadora para el desarrollo.

Lo que nosotros hacemos es utilizar alimentos, cupones o efectivo para llegar a la gente más necesitada y ayudarlos a generar mayores capacidades, mejorar su condición nutricional, incorporar pequeños productores al mercado, generar condiciones de residencia a largo plazo en comunidades vulnerables.

Llegamos a más de 80 millones de personas y hacemos presencia en 75 países del mundo.

¿Y en el caso local?

Con las autoridades colombianas queremos reducir este año a un dígito la cifra actual de desnutrición crónica en los menores.

En las últimas dos décadas los registros se han reducido, al pasar de un 26,1 por ciento en 1990 a 13,2 por ciento en el 2010.

Actualmente, trabajamos con diferentes entidades públicas para atender los casos más críticos. Hoy llegamos como apoyo a más de 220.000 personas desplazadas y afectadas por la violencia en todo el país.

¿Qué falta para mejorar los registros actuales?

Lo que se ha constatado en la región es que muchas de las familias que dejan de ser pobres en condición extrema no mejoran su condición nutricional. El hecho de tener mejores ingresos no significa que mejore su educación alimentaria.

Tenemos que invertir más en programas de nutrición y generar planes complementarios para tener un mayor acceso a los centros de salud y así medir las condiciones para generar esquemas de salud y desparasitación.

¿O sea que los colombianos hacemos bien la tarea?

Colombia tiene una de las mejores educaciones de América Latina. Goza de una condición adecuada en términos de profesionales y técnicos que permiten que este país esté en la senda del crecimiento.

Es evidente que se debe hacer una diferenciación geográfica porque hay unas zonas más graves que otras. Existen poblaciones que no tienen acceso a los programas del Gobierno por las condiciones generadas a raíz del actual conflicto armado, y eso no permite que las cifras disminuyan.

¿Cómo ha recibido la noticia de la fecha para un posible acuerdo de paz con las Farc?

Es una noticia muy positiva. Lo importante ahora es estar preparados para poder apoyar la estrategia que defina el Gobierno en la fase de posfirma del acuerdo, donde creemos tenemos una ventaja para trabajar en conjunto, sobre todo en las áreas rurales, para lograr el regreso de las personas a sus lugares de origen, incorporar programas de ingreso al mercado y fortalecer los planes de alimentación y nutrición.

¿Cómo está la región?

Es difícil hacer un análisis comparativo y poner a los países en un orden por los diferentes problemas que afectan a cada uno. Lo que puedo decir es que Colombia es uno de los que lograron el objetivo número 1 del milenio, que fue la reducción del hambre en 15 años.

ANDRÉS RUIZ
Redacción Internacional