Archivo

Santa Fe empató con un jugador menos y mantuvo el invicto en la Liga

El 2-2 en Manizales deja de tercero al equipo 'cardenal', que hace 12 fechas no pierde.

29 de abril 2012 , 10:27 p.m.

Independiente Santa Fe tuvo que esforzarse más de la cuenta para mantener su invicto en la Liga, luego de empatar ayer 2-2 con Once Caldas en el Palogrande de Manizales, en juego que cerró la fecha 14 de la Liga Postobón. Un penalti en contra, al comienzo del segundo tiempo, que puso en ventaja al local, además de la expulsión del zaguero Julián Quiñones a los 15 minutos del complemento, parecían hacer tropezar al equipo bogotano, pero el gran trabajo de Gerardo Bedoya y la definición de Diego Cabrera, quien anotó los dos goles 'cardenales', extendieron a 12 el número de partidos de invicto para los dirigidos por Wilson Gutiérrez, quienes se ubican ahora en el tercer lugar del torneo.

Santa Fe llegó a 23 puntos y se acerca a la clasificación a los cuadrangulares semifinales, restando apenas cuatro jornadas para definir los ocho equipos que accederán a la fase semifinal.

Aunque el local intentó manejar el balón de entrada, su rival era más claro en el último cuarto de cancha y a los dos minutos Cabrera, único delantero en el esquema albirrojo, avisaba con un remate que dejó en las manos de Luis Enrique 'Neco' Martínez.
El boliviano seguiría insistiendo, hasta que por fin la metió cuando Gerardo Bedoya, novedad en la formación visitante, habilitó a Sergio Otálvaro y el lateral, de primera, se la puso en bandeja al atacante del altiplano para que pusiera a ganar a Santa Fe (25 PT).
El gol, en lugar de propiciar alguna reacción blanca, impulsó a los de Wilson Gutiérrez a ampliar, y Copete, en dos oportunidades, tendría cómo hacerlo, pero el desperdicio se pagaría caro a los 38 minutos de la inicial, cuando el zaguero Julián Quiñónez, en su afán por despejar de cabeza, terminó colgando a su compañero Camilo Vargas para igualar el marcador.

Para el segundo tiempo, el Once se fue adelante cuando Dairo Moreno marcó de penal (7 ST), pero Santa Fe, a punta de amor propio, ganó en confianza y tuvo en Bedoya a su hombre más claro, que asistió de nuevo a Cabrera para el definitivo 2-2 (24 ST).