Archivo

'Cultura Mainstream' / El otro lado

29 de abril 2012 , 04:16 p.m.

En estos días de Feria del Libro, si usted lee esta columna, le gusta el entretenimiento y quiere comprender cómo es esta industria mundializada, el libro para comprar es Cultura Mainstream: cómo nacen los fenómenos de masas, del periodista y sociólogo francés Frédéric Martel.

Es una investigación de cinco años, en la que el autor habló con la gente de Hollywood y de Bollywood, con los que piensan en el espectáculo Disney y los modos de invención de las músicas pop, con los que intentan conquistar China y con los que hacen el
Japan-pop y el Korean-pop, con los modos de hacer telenovela de Televisa y Globo, con la experiencia llamada Al Yazira y los modos de Miami de ser la capital pop latina.

Mainstream es la cultura del entretenimiento mundializado: música, cine, Broadway, TV, videojuegos. Mainstream es lo cool más hip que se hace buzz: lo compartido masivamente, una 'USAficación' del mundo, pues el entretenimiento es de EE. UU.

Pero el mainstream no lo domina todo: Martel, al documentar la geopolítica de la cultura y de los medios de comunicación en el mundo, nos muestra cómo cada vez hay nuevos modos de resistencia: la creativa, que está en las telenovelas y Bollywood, la de identidad que está en lo árabe y lo japonés, y una política, como lo hace China.

Todo lo que genera el entretenimiento como cultura industrial está en este libro, desde Jack Valenti, que se inventó la institucionalidad de Hollywood a través de MPAA (Motion Picture Asociation of America), hasta la reinventora de la crítica de cine Pauline Kael, la revolucionaria del periodismo Tina Brown y la creadora de la nueva televisión, Oprah Winfrey.

Cuenta el modelo mainstream de la University of Southern California, donde George Lucas y Steven Spielberg son dioses; el fracaso de los estudios estadounidenses para llegar a China y los esfuerzos sin resultado del magnate de medios Rupert Murdoch para conquistar a ese gigante oriental.

Su valor está en ser un documento-mundo sobre cómo funciona la industria del entretenimiento, cómo los Estados Unidos han construido y manejan este softpower, cómo se resiste desde lo local-nacional, cómo América del Sur importa poco y hace poco por resistir, cómo Disney es el emblema de cultura mainstream
y los estudios son un banco...

Y nos cuenta cuentos chinos, indios, árabes, latinos, y nos habla de cómo los EE. UU. dominan el entretenimiento porque tienen las formas de conquista cultural (alta cultura, cultura de masas, contracultura, subculturas, cultura digital, cultura comunitaria, cultura intelectual) y usan todos los formatos de conquista.

Cultura Mainstream es una delicia de leer, está escrito al estilo periodístico con enfoque sociológico: puro cuento, sin citas o conceptos teóricos, con testimonio y color. Cada capítulo es una historia, y a cada cuento uno va diciendo "no te lo puedo creer". Al final, uno se siente muy culto sobre las industrias del entretenimiento.

ÓMAR RINCÓN
Para EL TIEMPO