Archivo

Siga estas recomendaciones tras una operación

Recuperarse bien de una cirugía también es responsabilidad de los pacientes. Recomendaciones.

notitle
28 de abril 2012 , 06:25 p.m.

En un reciente fallo, la Corte Suprema de Justicia les advirtió a los médicos que no sólo están en la obligación de tener el máximo cuidado y profesionalismo durante toda intervención quirúrgica que practiquen; también les recordó que deben garantizar, por todos los medios posibles, que la recuperación sea definitiva y satisfactoria.

La decisión se produjo a raíz del caso de una paciente que se sometió en Cali a una liposucción, y pese a que advirtió a su médico sobre la presencia de síntomas y señales alarmantes durante el postoperatorio, él no le dio la debida importancia; en ese orden de ideas, no impartió el tratamiento adecuado. En consecuencia, la mujer, que sufrió complicaciones, quedó con secuelas y deformidades.

Si bien los cirujanos entienden el sentido del fallo, advierten que hay variables en los procesos de recuperación que se salen de su control.

El presidente de la Asociación Colombiana de Cirugía, Oswaldo Borráez, explica que hay barreras administrativas en el sistema de salud que dificultan, por ejemplo, el acceso oportuno de los pacientes a todos los medicamentos, terapias y controles que necesitan, y que son vitales para mejorar. "En aspectos como este, es aventurado responsabilizar al médico", dice.

Borráez advierte, además, que la recuperación depende, en buena medida, del juicio con el que los pacientes sigan y apliquen las recomendaciones durante los postoperatorios. "Abundan los casos de personas que por falta de información y/o exceso de confianza toman decisiones equivocadas o pasan por alto las señales del cuerpo", advierte.

Este gremio recomienda a quienes se someten a cirugías tener en cuenta los siguientes consejos para evitar complicaciones.

Algunas pautas básicas

No destape la herida durante las siguientes 48 horas después de la cirugía.

Cuando el médico lo autorice, lave las heridas todos los días con agua y jabón.

Trate de no rascarse ni tocarse la herida; mucho menos, de manipularla, retirar puntos o drenar.

No se aplique medicamentos ni ungüentos que no le haya ordenado su médico.

Si le formularon antibióticos, tómeselos en la cantidad, en los horarios y por el tiempo indicado.

¿Qué es un postoperatorio?

El postoperatorio se divide en dos partes: el inmediato y el mediato. El primero empieza una vez concluye la cirugía; abarca las seis horas siguientes, pero puede prolongarse, dependiendo del caso, hasta 36 horas. El paciente es conducido a una sala de recuperación postquirúrgica, donde se controlan sus constantes vitales (conciencia, frecuencia respiratoria, presión arterial y pulso) de forma continua.

El mediato equivale al periodo que transcurre desde que el paciente ha sido llevado a la habitación o sala (24 a 48 horas después de la operación) hasta el día en que es dado de alta. Durante este periodo se controlan las constantes vitales en forma más espaciada y se debe restablecer el tránsito intestinal y reiniciar la alimentación normal por vía oral.

Consulte urgente a su médico si...

Si después de la cirugía el área intervenida duele, está inflamada y enrojecida, presenta secreciones o la herida se abre parcial o totalmente, consulte inmediatamente a su médico. Si no lo localiza, acuda a donde fue operado.

El riesgo varía según el procedimiento

A pesar de los cuidados y precauciones, todas las heridas pueden llegar a infectarse. Las que conllevan un menor riesgo son las de las llamadas cirugías limpias; es decir, las que se practican en áreas que tienen menos probabilidad de contaminarse con secreciones y materiales. Estas tienen un porcentaje de infección del 2 por ciento. Un ejemplo son las cirugías de hernia.

Las cirugías limpias, pero contaminadas (pueden entrar en contacto con secreciones o materiales) tienen un riesgo de infección de hasta el 5 por ciento. Es el caso de operaciones como la de la vesícula biliar.

En las cirugías contaminadas, como las practicadas en órganos digestivos, el riesgo de infectarse es cercano al 10 por ciento. Las cirugías sucias por infección de la cavidad abdominal, perforaciones del intestino bajo o apendicitis tienen un riesgo de infección de hasta el 30 por ciento.

Hay más chance de complicarse cuando la persona operada es diabética (la cicatrización y la circulación son más difíciles), tiene las defensas bajas (hay más riesgo de infección), presenta enfermedades pulmonares crónicas o cardíacas (porque hay menor aporte de oxígeno), sufre de alteraciones hepáticas o renales (órganos vitales para desintoxicar el cuerpo), tiene problemas de coagulación o está desnutrida.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO