Archivo

Contaminación / OPINIÓN

28 de abril 2012 , 05:21 p.m.

Los establecimientos comerciales beneficiarios de la inversión estatal con el proyecto 'Cielos abiertos', en el centro de Villavicencio, han convertido este espacio en foco de contaminación auditiva que deteriora el entorno y la calidad de vida de las personas que hacen uso de él.

La contaminación auditiva generada por equipos de sonido ubicados en las puertas de los locales comerciales y los gritos de pregoneros, en una pésima estrategia de ventas, son hechos que demandan la intervención de las autoridades para controlar estos desafueros.

La administración municipal debe tomar medidas correctivas y formativas de inmediato. Correctivas para eliminar las fuentes de contaminación aplicando las normas sobre la materia y creando ambientes que respeten los derechos de los ciudadanos.

Acciones formativas con Fenalco y la Cámara de Comercio, para educar a los comerciantes y concertar estrategias de ventas no agresivas que resulten atractivas a los potenciales compradores.

De no superar la contaminación auditiva, la inversión de recursos estatales en este proyecto se perdió, porque el fin último de este no se ha logra.

JAIRO GUTIÉRREZ QUIROGA
Psicopedagogo; jairoguqui@hotmail.com