Archivo

Por amenazas, protegen a agresores de niño que murió luego de golpiza

Fue sepultado el menor que falleció supuestamente tras una agresión de sus compañeros en Itagüí.

notitle
25 de abril 2012 , 09:48 p.m.

Mientras decenas de estudiantes y familiares derramaban sus lágrimas sobre el féretro blanco en el que despidieron ayer a Alexánder, el niño de 12 años que al parecer murió luego de un golpiza en su colegio de Itagüí, los tres menores implicados en el hecho pasaban a manos del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF).

Ayer, las familias de los menores que golpearon el pasado 16 de abril a Alexánder, de tercer grado de primaria (quien al parecer los había delatado ante una profesora por golpear a una niña), denunciaron que recibieron amenazas de muerte por parte de desconocidos. "Ya están diciendo que si ven en la calle a mi sobrinito lo matan. También nos mandaron a decir que es mejor que nos vayamos todos, hasta en Internet nos pusieron mensajes", dijo un familiar de los menores.

Al principio no lo creía, pero en la mañana de ayer, cuando sus hijas iban para el colegio, fueron asediadas por un grupo de jóvenes. "Empezaron a insultarlas como si ellas tuvieran la culpa de lo que le pasó al otro niño", se quejó.

Ante la gravedad de las denuncias y para proteger la integridad de los niños, el Instituto de Bienestar Familiar (ICBF) seccional Antioquia, decidió aplicarles medidas excepcionales de protección a los tres menores de edad.

"Esto, porque ellos fueron objeto de amenazas de la comunidad", explicó Isabel Cristina Patiño, funcionaria del ICBF que ayer se reunió con los tres núcleos familiares.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Itagüí, Víctor Pérez, explicó que la información ya está en manos de Inteligencia de la Policía. "Pienso que, más que una amenaza, hubo rabia, dolor e indignación por la situación que vive la familia, que perdió a un niño", manifestó. Pero las familias de los menores pidieron "protección para todos".

María Eugenia Muñoz, tía de uno de los agresores de 10 años, dijo que él es "pelioncito", pero que "por más busca-pleitos que sea, él nunca quiso hacerle daño a nadie".

"Lloraba contándonos lo que pasó ese día: 'Yo no quería que se muriera' ", narró. Según el ICBF, tanto los infantes agresores como la familia del niño muerto recibirán atención psicosocial.

Por otro lado, en la institución educativa Los Gómez, donde ocurrió el caso, de Alexánder solo quedará el recuerdo del mejor estudiante de matemáticas, a quien no le gustaban las peleas. "Él era muy buen amigo, no se merecía lo que le pasó", dijo una compañerita, que recordó que el niño recibió esos golpes por defender a una niña de 9 años.

Ayer, en una multitudinaria marcha antes del sepelio, los niños de la institución educativa dijeron, con pancartas, que la violencia debía estar fuera de los salones de clase.

"Aquí venimos a estudiar, no a pelear con los compañeros", dijo una de las estudiantes.

'Tendremos que manejar esto'

Ministro de Justicia lamentó muerte del menor

El ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, aseguró que la muerte del estudiante no es un problema menor. "Lo que han dado en llamar el 'bullying', que es que una serie de compañeros resuelven cogerle tirria a un compañero o compañera y dedicársela para ver cómo lo maltratan, es absolutamente inaceptable (...). En eso tienen que ver el Ministerio de Educación, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Fiscalía y el Ministerio de Justicia, y tendremos que manejar esto conjuntamente", advirtió.

Personería y Fiscalía ya están investigando el caso

Aunque no han confirmado oficialmente las causas de la muerte del menor -algunos dudan de que haya sido por la golpiza que recibió-, la Personería de Itagüí y la Ficalía están recogiendo la mayor cantidad de hipótesis.

Una versión que cogió bastante vuelo fue la presunta negligencia médica, ya que, según Luz Mary Valencia, tía de Alexánder, pasó por tres hospitales antes de su fallecimiento en la madrugada del pasado martes, en la Clínica El Rosario, en el sur de Medellín. "Primero (el jueves) lo llevaron al Hospital del Sur, le mandaron pastas y una radiografía y lo devolvieron para la casa", relató. Ya el sábado a la medianoche lo volvieron a llevar al mismo centro médico.

El doctor Alberto Tovar lo atendió: "Él llegó con un muslo hinchado; como aquí no tenemos radiografías en la noche ni laboratorio para exámenes de alta complejidad, le di unos analgésicos mientras ubiqué un hospital. Llamé a siete clínicas y solo en la León XIII había una cama".

En esta última le hicieron los exámenes que recomendó Tovar y, dada la complejidad de sus heridas, en la mañana del domingo lo llevaron a la clínica El Rosario, donde murió. Esa clínica se abstuvo de dar declaraciones, pero a la vez advirtieron que se le prestó la atención y que hicieron todos los procedimientos adecuados. Sin embargo, la familia cree que hubo negligencia.