Archivo

Paisas buscan doctorados en Buenos Aires

Un semestre en cualquier universidad privada de Argentina puede costar menos de tres millones.

25 de abril 2012 , 08:23 a.m.

Mientras que en Medellín un semestre de pregrado puede costar hasta siete millones de pesos, Juan Diego Ramírez solo paga 1 millón 600 mil pesos en la Universidad Católica Argentina (privada), en Buenos Aires, donde adelanta un doctorado en Ciencias Políticas.

Este joven paisa, negociador internacional de la Universidad San Martín -motivado por varios amigos que han vivido la experiencia-, viajó en enero de este año, presentó los exámenes y aplicó para este programa. Afirma que paga por cuotas mensuales, y que en Colombia no hubiera tenido los recursos suficientes.

"En nuestro país se valora mucho el conocimiento que llega del exterior, porque permite tener una visión de la realidad desde otra perspectiva. Por fuera es necesario tener un gran nivel de adaptación e independencia.

Argentina tiene una economía poderosa y alberga un crisol amplio de culturas, mayoritariamente emigradas de la Europa en guerra de principios del siglo XX", dice Ramírez.

Pero lo que no sale muy barato es la estadía allá. Lorena Ramírez Cardona, estudiante de tercer año (penúltimo) del doctorado en Ciencias de la Salud del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud de Buenos Aires, reconoce que gasta más en manutención, y por eso se ayuda trabajando como docente de pregrado en el mismo claustro.

"Argentina tiene índices de inflación altos. Pago por año de estudio 6 millones de pesos (3 por semestre). Vivo en un hospedaje cercano al Obelisco y la habitación me cuesta 420 dólares al mes. En pesos colombianos, un café cuesta 6 mil y un almuerzo básico 15 mil. El transporte sí es subsidiado: cuesta 600 pesos en bus y 1.500 en tren. En total, uno sobrevive más o menos con 10 millones los primeros meses", afirma Ramírez, fisioterapeuta y magíster de la Universidad El Rosario.

Juan Diego sobrevive con menos de la mitad porque vive en la casa de un pariente de su abuela, por lo que se ahorra el alojamiento y la comida. Según él, en casi todas las universidades gauchas, públicas y privadas, hay antioqueños o colombianos.

"El estado subsidia la educación. Los pregrados son gratuitos y los estudiantes de medicina, por ejemplo, no se quedan sin cupo si pasan el examen de admisión", añade Ramírez.

Ambos aventureros coinciden en señalar que lo mejor sería tener una beca para poder dedicar todo el tiempo a la lectura, la consulta de fuentes bibliográficas, preparando clases y escribiendo material para ir adelantando textos que deben entregar en las evaluaciones, con el rigor que exigen estos programas, que concluyen con un aporte propio al conocimiento humano.

Según Isabel Cristina Arango, directora del Programa Enlazamundos de la Alcaldía de Medellín -entidad que facilita pasantías y posgrados en el exterior-, el idioma, los bajos costos, la afinidad cultural, la buena oferta de universidades públicas que eximen al estudiante de los pagos de matrícula, son los principales atractivos de Argentina.

Lorena, doctorada en Buenos Aires, quiere aplicar luego a una beca para iniciar un posdoctorado. Por su parte, Juan Diego quiere regresar al país porque, según él, los colombianos que tienen el privilegio de doctorarse en el exterior tienen una responsabilidad con el desarrollo del país.

ÓSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ 
Para EL TIEMPO