Archivo

Suelo y financiación, retos claves con las 100.000 viviendas

El anuncio del Presidente de regalar esta cantidad de viviendas fue catalogado de "ambicioso".

notitle
24 de abril 2012 , 11:12 p.m.

Gestionar suelo, comprometer a los municipios y proveer vivienda a quienes ganan menos de 1,7 salarios mínimos (993.000 pesos) son algunos de los retos que espera superar el gobierno de Juan Manuel Santos, a través de la nueva política de vivienda que se dio a conocer esta semana. (Vea también: Gobierno entregará 100 mil viviendas gratis a los más pobres)

Analistas la han catalogado como "muy ambiciosa", pues impulsa la entrega de 100.000 viviendas en los próximos veinticuatro meses, gratis, a gente que está en el Sisbén, desplazados, madres cabeza de familia y adultos mayores que estén registrados en la Red Unidos.

Uno de los retos del Ministerio de Hacienda será definir la figura que se trabajará para la financiación; para ello, la política dispondrá de 4 billones de pesos, que saldrán del presupuesto nacional. (Vea tembién: Vivienda para los más vulnerables: Un anuncio sin precedentes en el país)

A través del proyecto de ley que está próximo a radicarse en el Congreso, se plantean otros desafíos para el nuevo ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Germán Vargas Lleras, quien liderará el proceso.

Uno de estos es atender el déficit de vivienda rural que, según el Dane, supera el 68 por ciento, y el urbano, de 27 por ciento.

Para ello, constructores consultados advierten que la voluntad política de los alcaldes es indispensable.

Esto significa convencerlos de la oportunidad que tienen de ser los grandes proveedores de tierra urbanizable, ya que su carencia es uno de los cuellos de botella que afecta el desarrollo de vivienda, especialmente de interés prioritario, con un precio de 39,6 millones de pesos.

En este segmento, precisamente, se concentrará la gestión del ministerio, que para contrarrestar la resistencia histórica de los mandatarios locales a construir este tipo de oferta realizará -según dice el proyecto- jornadas de socialización.

Allí también se advierte la importancia de que en los planes de ordenamiento quede incorporado el suelo urbano para esta vivienda y, además, que haya disposición de lotes con servicios.

Incluso, asegura que los "alcaldes que presenten a consideración un lote urbanizable podrán acceder a los recursos", lo que es un avance, si se tiene en cuenta que los entes municipales justificaban no construir por falta de dinero.

Otro reto que surge con la propuesta es enfrentar la informalidad, que según estadísticas sectoriales supera el 50 por ciento en el país.

"No entrar en el proceso les sale más costoso a los mandatarios, pues luego deben formalizar los barrios subnormales con los gastos que esto conlleva", explica una fuente del Gobierno.

Pero el proyecto va más allá de regalar la vivienda, ya que pretende incentivar a quienes, de acuerdo con indicadores de la Red Unidos, demuestren que realizaron esfuerzos para mejorar sus condiciones precarias.

Por su parte, acabar la exigencia de que los subsidios de vivienda se completen con un crédito, como anunció Santos, es algo superado, ya que con las casas regaladas, las personas sin opción de hacer un cierre financiero no tendrán ese problema.

Sin embargo, voceros del Gobierno reconocen que deberán estar atentos a que -como reza el dicho- "lo regalado no se vuelva fiesta", pues podría suceder que la gente beneficiada, acostumbrada a vivir en malas condiciones, pretenda vender.

Para evitar esto, no se les transferirá la propiedad hasta que cumplan algunas condiciones que establecerá la Red.

Otro aspecto para atender es que la figura para atraer la participación de los constructores funcione sin tropiezos.

Para el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, la fórmula es muy segura: "Durante seis años se pagarán 600 mil millones de pesos anuales, una vez el constructor entregue las viviendas".

La idea, agrega el ministro, es hacer una subasta nacional para definir cuál de ellos dará más vivienda con esas cuotas.

Esto está contemplado ya en el marco fiscal de mediano plazo, y no son recursos exorbitantes, lo que significa que en el 2012 no habrá afectación fiscal.

Y, claro, la apertura de la subasta deberá superar el mayor de los desafíos: contar con el respaldo del Congreso de la República, en julio, cuando el proyecto de ley comience a discutirse.

'NO ES POPULISMO, ES RESPONSABILIDAD SOCIAL': SANTOS

Al defender la construcción de 100.000 viviendas para los más pobres, y ante versiones que califican el programa de populismo y que ponen en duda que haya la plata para financiar esas unidades, el presidente Juan Manuel Santos dijo ayer que, por el contrario, es un acto de responsabilidad social.

"Nada de populismos baratos; eso es responsabilidad social, de eso se trata", dijo Santos, quien aseguró que "si estamos creciendo en la forma como lo estamos haciendo, generando esa prosperidad, viendo inversión extranjera como nunca antes, exportando como nunca antes, y con unos índices tan buenos de crecimiento de la economía, inversión y generación de riqueza, eso se tiene que traducir en algo concreto para los más pobres de los pobres".

"¡Por Dios!, nosotros pusimos en marcha, y gracias al Congreso, la política más responsable en materia económica que puede tener cualquier país", agregó Santos.

ALCALDES BUSCAN ALTERNATIVAS

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, fue el primero en apoyar la iniciativa del Gobierno. Así lo hizo saber, vía Twitter, y ofreció terrenos en Usme.

Enrique Vásquez Zuleta, alcalde de Pereira, manifestó que él tendría la voluntad, pero la ciudad no cuenta con terrenos disponibles. "Se necesitaría -dijo- una alianza público-privada.

Así, el Gobierno Nacional se encargaría de los subsidios, y las empresas privadas cederían sus terrenos".

En Cali el apoyo también sería bajo la figura de alianzas público-privadas, y "los terrenos serían de privados.

Ya tenemos proyectos definidos para construir 61.000 viviendas", dijo la secretaria de Vivienda, Emma Berón.

La alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, dijo estar dispuesta a entregar los terrenos: "Ojalá y este programa arranque por Barranquilla. Es un tema de nuestro plan de desarrollo".

El alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, se reunió con propietarios de los predios Bureche, San Francisco-El Cisne, Santa Cruz de Curinca y El Rosario, para plantearles la necesidad de ceder parte de estos terrenos para construir 10.000 viviendas. La idea es reubicar a familias asentadas en los cerros tutelares.

NO SOLO HABRÍA CAMBIOS EN EL MININTERIOR

El paso de Germán Vargas Lleras del Ministerio del Interior al de Vivienda y la designación de su reemplazo no serían los únicos movimientos que se producirían en el gabinete ministerial del presidente Juan Manuel Santos.

Así se desprende de las declaraciones de congresistas del Partido de la U tras reunirse ayer en Palacio con el mandatario.

Uno de ellos fue el senador Roy Barreras, quien dijo que "tenemos buen Presidente, pero no todos los ministros marchan a su ritmo".

A esto se sumó que fuentes cercanas al Gobierno dieron cuenta de la posibilidad de que se produzca al menos un relevo más en otro ministerio.

La agenda legislativa era el eje del encuentro de Santos con 'la U'. No obstante, el nombre del nuevo Ministro (o Ministra) del Interior fue uno de los asuntos centrales.

Los congresistas pusieron sobre la mesa nombres como los del consejero de asuntos políticos, Aurelio Iragorri; el secretario general de la Presidencia, Federico Renjifo; el exembajador en Venezuela José Fernando Bautista; el representante de Colombia ante el BID, Roberto Prieto; el embajador en Washington, Gabriel Silva; la exconsejera Cecilia Álvarez; el director de la Federación de Departamentos, Germán Chica, y el exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga.

Ayer, Germán Vargas Lleras aseguró que al aceptar el Ministerio de Vivienda, "colateralmente" está "renunciando a participar en el debate (electoral) del 2014".