Archivo

Los taxistas piden retenes móviles para reforzar la seguridad

Después de que el taxista Jairo Fuquen fue apuñalado y murió frente al Hospital San Carlos.

notitle
24 de abril 2012 , 09:34 p.m.

Jairo Fuquen, de 55 años, se convirtió el lunes en el tercer taxista asesinado este año en Bogotá. (Lea aquí: Taxista que fue asaltado muere desangrado frente a Hospital San Carlos)

Las investigaciones señalan que este sería el primer homicidio producto de la inseguridad, pues los otros dos episodios, ocurridos en San Cristóbal y Ciudad Bolívar, al parecer estuvieron relacionados con venganzas. (Vea todo el seguimiento en video al caso del taxista asesinado).

Alcira Flautero, esposa del taxista ultimado de un ataque con arma blanca en el pecho, dice que él salió de la casa hacia las 9 p.m. con el fin de hacer el turno de la noche, como lo había hecho los últimos 30 años.

"Me llamaron casi a la medianoche a decirme que lo habían matado porque trataron de atracarlo en Rafael Uribe. Además, me contaron sus compañeros que él falleció en la puerta de un hospital", dijo la mujer, quien ahora debe velar por la manutención de sus dos hijos de 17 y 16 años, con los que reside en El Claret.

Esta situación generó el rechazo de un grupo de taxistas que protagonizó bloqueos el martes en la madrugada en al menos tres puntos del sur de la ciudad. "El compañero llegó a pocos metros del centro asistencial y no lo ayudaron", contó Hugo Ospina, presidente de la Asociación Nacional de Propietarios y Conductores de Taxis (Asoproctax), que agrupa a 19.400 móviles amarillos. Aunque la Secretaría de Salud indicó que el caso quedó en investigación, la propia Fundación San Carlos se pronunció sobre este hecho.

El martes, algunos representantes del gremio de los taxistas se reunieron con el general Luis Martínez, comandante de la Policía Metropolitana, para evaluar la seguridad de los conductores y pasajeros de este servicio público.

"La seguridad ha mejorado en el último año, pero pedimos a la Policía que no instale los retenes fijos en las noches, sino que sean móviles, para que los delincuentes no sepan dónde están", dijo Ospina y agregó que las mesas de trabajo con el Distrito continuarán.

Por su parte, Herminso Bermúdez, presidente del Sindicato Nacional de Taxistas (Sinaltax), que congrega a 12.800 vehículos, invitó a los conductores a que denuncien todas las situaciones delincuenciales que los afecten, para que la Policía pueda tener más bases en sus investigaciones.

Martínez les pidió que hagan el esfuerzo de ubicar luces en la parte trasera del carro para que las activen cuando estén siendo víctimas de la inseguridad.

Sobre los puestos de control, el coronel Juan Carlos León, comandante del Centro Automático de Despacho (CAD), señaló que cada localidad cuenta con un retén exclusivo para control de taxis.

El año pasado, la Policía contabilizó 14 asesinatos de taxistas en Bogotá.

Niegan negligencia

Hospital dice que hecho ocurrió a 400 metros

El director del Hospital Fundación San Carlos, Jorge Camilo Cortés, informó que no hubo desatención para el taxista, porque "ni siquiera lo vimos. No alcanzó a llegar a urgencias". Agregó que del sitio a donde los taxistas suelen llegar a tomar tinto, donde al parecer se encontraba el fallecido, a las urgencias del hospital hay unos 400 metros de distancia y que es difícil para los médicos saber qué pasa en esa avenida.

REDACCIÓN BOGOTÁ