Archivo

Temporada de zarzuela en Bogotá y Medellín, una apuesta a la tradición

Temporada de este género lírico en Bogotá y Medellín, con títulos similares.

notitle
24 de abril 2012 , 07:28 p.m.

A pesar de que el género de la zarzuela está compuesto por entre 4.000 y 5.000 títulos, el público colombiano parece estar obligado a ver prácticamente los mismos montajes cada año.

Luisa Fernanda, La leyenda del beso, La del Soto del Parral e incluso Carmen que aunque es una ópera también se presenta con este formato son títulos fijos en los carteles que anualmente se alimentan de este género lírico español.

Prueba de ello son las tres temporadas de zarzuela que se desarrollan actualmente en Colombia: en Medellín, la semana pasada empezó la XVIII Temporada Internacional de Zarzuela Española con Luisa Fernanda y continuará con La leyenda del beso.

Por otro lado, en Bogotá, la Fundación Arte Lírico comienza este viernes un ciclo en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán con Antología de ópera y zarzuela, Carmen y La rosa del azafrán; mientras que el Teatro de Bellas Artes tendrá su propia temporada, bajo la dirección de Jaime Manzur, con cinco montajes, entre los que se destacan Los gavilanesLa del Soto del Parral.
Según Alberto Sanabria, crítico teatral de EL TIEMPO, a esa reiteración de títulos se suman las mismas escenografías de telas pintadas y las mismas puestas en escena, similares a las que se registran en fotografías e ilustraciones que daban cuenta de los diseños del siglo XIX y principios del XX.

"Al parecer, esa eterna reiteración es lo que le gusta al público que cada año llena nuevamente la sala. El sabor que queda es que tanto los promotores como sus públicos se quedaron cómodamente detenidos en el tiempo. De esta manera, la zarzuela continuará así por lo menos mientras subsista esta generación".

Estrella de Malagón, directora de la Fundación Arte Lírico, confirma que el público se ha mostrado reacio a la inclusión de títulos inéditos en cada temporada. "Nos toca poner los mismos montajes porque la gente siempre quiere ir a algo seguro. Pero nosotros hemos tratado, poco a poco, de introducir nuevos títulos, como hicimos con Carmen y La Travista en español".

En la misma línea se expresa Manzur, quien además de la dirección escénica está encargado del diseño de vestuario y de escenografía de cada una de sus obras. "Nosotros tratamos de meter un título nuevo para ampliar el repertorio, pero, debido a la demanda de los espectadores, siempre es indispensable incluir producciones como
Antología de la zarzuela, que es un recuento de más de 20 títulos".

Otro aspecto que se interpone a la hora de renovar la propuesta anual es el económico. Según la directora de Arte Lírico, la representación de una nueva obra significa inversiones en aspectos como la escenografía y el vestuario, que no se recuperan así se venda la totalidad de las boletas. "Tenemos una gran cantidad de zarzuelas que quisiéramos montar, pero nos da miedo porque no tenemos muchos patrocinios y no podemos arriesgarnos a que la gente no vaya", agrega.

A pesar de que coinciden en los puntos anteriores, Manzur y De Malagón se distancian en puntos como la concepción de sus obras. Por una parte, Manzur trata de subrayar los talentos nacionales, por lo que su equipo artístico está compuesto por intérpretes colombianos. En cambio, la Fundación Arte Lírico está avalada desde hace 15 años por el Ministerio de Cultura de España, que cada año envía artistas a Bogotá para que participen en la temporada de zarzuela.