Archivo

Promoviendo cultura en Caquetá, zona de conflicto

Con dos casas de la cultura en Caquetá se luchará por el desarrollo de la región.

24 de abril 2012 , 06:48 p.m.

Tan pronto Domingo Emilio Pérez, alcalde de San Vicente del Caguán terminó de cortar la cinta de la bandera de Colombia para inaugurar la Casa Cultural del municipio, la voz de Dayana Carvajal se robó el protagonismo. Entonando las canciones de Rocío Durcal, la niña de nueve años  recibió a los invitados.
 
Atentos, satisfechos con el talento de Dayana, la Ministra de Cultura Mariana Garcés, junto con el director del Programa de Consolidación Territorial Álvaro Balcazar aplaudieron el acto de la pequeña.
 
La niña con su cabello recogido por flores y vestida de falda larga, les dio una pequeña muestra de todo el talento que tienen los menores en esta región que ha sido calificada por tantos años como territorio rojo. Dayana representa a muchos menores que habitan las calles de este municipio y que se levantan todos los días con la esperanza de ser reconocidos más allá del conflicto que aún no los abandona, niños que sueñan con ser prósperos y exitosos como tanta gente de las grandes urbes. 
 
Con el interés de promover la cultura en estas zonas golpeadas por la violencia histórica, el Ministerio de Cultura y el Programa para la Consolidación Territorial se dieron la cita para inaugurar dos centros culturales en Caquetá. Uno ubicado en San Vicente del Caguán y otro en Cartagena del Chairá.
 
De acuerdo a lo dicho por el alcalde esta casa beneficiaría indirectamente a los casi 60 mil habitantes, mal contados, de San Vicente del Caguán. Aunque no se tiene la cifra exacta de cuantas personas viven en el municipio debido a que ciertos sectores han estado restringidos y vedados para quienes hacen los censos, Domingo Pérez calcula que 40 mil habitantes que viven en la cabecera del municipio y los otros 20 mil que habitan las zonas rurales podrían comenzar a ver el desarrollo cultural en la región con esta casa.
 
 "Es la primera piedra para una política más grande que buscará instaurar el arte, la música, la danza, como forma próspera de buscar un mejor futuro", señaló el alcalde.
 
"La Cultura es un escenario muy eficaz para la construcción de la paz, que es un derecho que todos anhelamos y que se nos sigue escapando. San Vicente del Caguán empezará a sonar por cosas positivas como el arte. Queremos que los niños dentro de su proyecto de vida ya no tengan el conflicto armado como una opción", puntualizó.
 
Por su parte Àlvaro Balcazar recordó que lo importante de estos centros es que "muchos más niños y niñas sigan desarrollando como estilo de vida la danza, la cultura, la poesía en este espacio", mientras que la Ministra de Cultura señaló que la importancia de esta iniciativa consiste en que "la cultura es la mejor manera de cerrar las brechas".
 
Después del discurso de los funcionarios los niños de la Fundación Batuta de San Vicente sorprendieron a los asistentes con una muestra de música y canto a punta de marimba.
 
"Para subir al cielo se necesita una escalera grande, una escalera grande...Yo no soy marinero, soy capitán, soy capitán", cantaban los niños, muchos de ellos víctimas del desplazamiento forzado y el conflicto. Tal y como lo cuenta Roger Ramos, coordinador  del grupo, muchos de sus 170 niños han padecido el rigor del conflicto y la música se ha convertido en una salida de la violencia.
 
Luego de finalizar la inauguración, la Casa de la Cultura de San Vicente del Caguán volvió a desocuparse. La estructura acondicionada con un cuarto principal y uno alterno de menor tamaño, pintada de color blanco y  cubierta por un techo azul,  tardó tres meses en estar lista para el provecho de los habitantes.
 
Esta casa conserva un valor simbólico importante, pues está ubicada justo a media cuadra del parque principal en el que hace unos 10 años el presidente Andrés Pastrana se citó con los altos mandos de las FARC para firmar la paz de Colombia, sueño fallido que terminó en fracaso.
 
Retornando confianza en Cartagena del Chairá  

A 25 minutos de San Vicente del Caguán viajando en helicóptero, o a tres horas y media viajando por tierra, se encuentra Cartagena del Chairá, municipio que cuenta con 36 mil habitantes que disfrutarán de la  segunda Casa de Cultura de Caquetá.
 
En esta zona en la que tan solo en marzo pasado las Farc perpetraron ataques en las vías de entrada día de por medio y en donde la seguridad se ve en apuros, con camisetas blancas y banderas de Colombia los niños recibieron a las autoridades que vinieron a abrir las puertas de la casa en la que aprenderán las bondades del arte.
 
Esta casa a la que se llega a través de cruzar varias calles con vías polvorientas se llenó con niños que llevaban tambores y flautas en las manos. Al lado de la estructura, la casa de la memoria trae el recuerdo de los buenos y los malos tiempos del municipio como un recuento histórico de lo que ha vivido la región.
 
Finalmente, lo que esperan los habitantes de estos dos territorios del Caquetá es que a las regiones pueda retornar la promesa de paz que quedó inconclusa con los diálogos del Caguán, porque tal y como lo afirma Wilson Gaitán, director Regional de Colombia Responde, "aunque dos casas de la cultura no van a detener el conflicto, si son una buena base para que los habitantes encuentren una vida más allá de la guerra. ¿Quién quita que de esta camada de talentosos nazca el nuevo Juanes del país?", comenta entre risas.

Programa de Consolidación busca reconstruir zonas afectadas por el conflicto 
 
 
Esta iniciativa hace parte de la Política Nacional de Consolidación y Reconstrucción Territorial con la que el Gobierno se comprometió a generar desarrollo en las regiones más afectadas por el conflicto y que comenzó a operar desde este año en cabeza de Álvaro Balcazar.
 
El programa pretende consolidar el desarrollo en 51 municipios repartidos en siete zonas del país: Catatumbo, Cordillera Central, Córdoba y Bajo Cauca Antioqueño, Montes de María, Putumayo, Tumaco, Macarena Río Caguán.
 
"Ya se cerró la página de los falsos positivos": Alejandro Navas 
 
Esta declaración la dio en un encuentro de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en San Vicente del Caguán.
 
El comandante del Ejército, general Alejandro Navas afirmó que los hombres pertenecientes a la Fuerza Pública están adoctrinados para actuar acorde al Derecho Internacional Humanitario y sin mencionarlo directamente, señaló que los 'falsos positivos' o ejecuciones extrajudiciales, es un lamentable episodio superado.
 
"Nuestros hombres respetan los derechos humanos. Cometimos un error, son errores del pasado, una página negra que se dio porque los ejércitos no están conformados por querubines sino por humanos", dijo.
 
"Esos errores han sido reconocidos ante la sociedad y ante tribunales de oficio. Pero son errores que no se van a cometer más. Desde hace tres o cuatro años se cerró esa página y los actores de esos errores están pagando su culpa", agregó.
 
Navas también  señaló que quienes siguen advirtiendo este tipo de delitos en el Gobierno de Juan Manuel Santos, "están enarbolando la bandera de los derechos humanos de manera politizada".
 
Finalmente el comandante fue enfático en señalar que "estamos viviendo la última etapa del conflicto, que es la más gorda y complicada".
 
Las afirmaciones del general se dan luego de que Colombia apareciera en la 'lista negra' de los países con más violación de derechos humanos realizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de que la ONU advirtiera que los 'falsos positivos' no son un tema superado puesto que la mayoría de casos están en impunidad y se siguen cometiendo este tipo de crímenes. 

MILENA SARRALDE
ENVIADA ESPECIAL
San Vicente del Caguán (Caquetá)