Archivo

Naranjo dice que el país tiene cómo liderar debate sobre drogas

El director de la Policía afirma que espera lograr la captura del 'Loco' Barrera.

notitle
21 de abril 2012 , 12:48 a.m.
Aunque su salida de la Dirección de la Policía solo será en julio, el general Óscar Naranjo repasó ayer los temas que marcaron su carrera como uniformado y cabeza de esa institución. Reconoció que su mayor frustración es haber sido "incapaz" de contener la muerte que ronda a los policías. "En Colombia muere un policía cada 36 horas, y muchas de esas vidas terminan arrastradas en manos de criminales, sin ninguna visibilidad e ingresando a un escalafón de héroes anónimos", anotó.

Naranjo, quien ha descartado lanzarse a la política o aspirar a un cargo diplomático, aseguró que en los dos meses que le quedan como director de la Policía espera lograr la captura del narcotraficante Daniel el 'Loco' Barrera. "Se me ha convertido en una cierta obsesión, porque detrás de él hay una maledicencia contra mí (...) Es un delincuente de poca monta que de la noche a la mañana resultó emblemático y que es usado por muchos detractores para indicar que somos permisivos con él. Ese señor está pagando escondederos", dijo Naranjo.

También indicó que entre los retos que deberán afrontar la Policía y el país está frenar la minería ilegal, fenómeno creciente que está siendo aprovechado por organizaciones ilegales para financiarse.
Naranjo aseguró que la experiencia contra el crimen organizado convierte a Colombia en una voz autorizada para liderar dos debates: el de las drogas y el de la extradición. Sobre el primero, señaló que "es necesario que el mundo haga un alto en el camino y revise qué estamos haciendo bien, qué hemos hecho mal y se exploren nuevas vías para enfrentar el problema".

Ese mismo planteamiento lo hizo para el debate de la extradición, al asegurar que el país ha cumplido con la aplicación de ese instrumento. "Qué bueno que hoy la crítica alrededor de la extradición es que estamos capturando a extraditables no conocidos, narcotraficantes que nadie identifica como importantes, porque lo que estamos haciendo es interrumpir la cadena criminal de quienes serían los capos en el futuro". dijo.

Admitió que ha habido casos de corrupción en la Policía, pero aseguró que no han comprometido estructuras de mando.