Archivo

Editorial: Rajoy en Colombia

17 de abril 2012 , 09:00 p.m.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, realiza su primera visita oficial a América Latina. Un importante periplo que se produce en un momento complejo para su país.

No solo reina alarma por las exigencias adicionales de la Comunidad Europea al plan de austeridad que empezó a desarrollar el nuevo mandatario -posesionado hace apenas algo más de cien días-, sino que la expropiación de las acciones de la compañía española Repsol en la petrolera argentina YPF acaba de producir un inesperado y grave cortocircuito entre los dos países.
Repsol respondió a la expropiación diciendo que es "ilícita y discriminatoria", y Madrid cerró filas en defensa de la compañía.
Cristina Fernández lo hizo con la amenaza de una posible intervención en bancos o empresas de comunicaciones, clara alusión a la multinacional española Telefónica, que en Argentina genera el 5 por ciento de sus ventas, y el Banco Santander, que obtiene el 3 por ciento de sus beneficios.

Como si fuera poco, flota en España un clima inusual de malestar con la monarquía y de críticas al rey Juan Carlos a raíz de un viaje suyo a cazar elefantes en Botsuana, que se saldó con un accidente del soberano y su operación en una clínica de Madrid para ponerle una cadera artificial. En las circunstancias de desempleo y crisis económica que viven los españoles, muchos censuran que el rey se marche de safari.

Pero el presidente del Gobierno hace esfuerzos por superar las horas difíciles. Él sabe que no todo se soluciona desde su despacho de la Moncloa y debe cumplir con sus compromisos internacionales. En Puerto Vallarta (México), el jefe del Partido Popular, de tendencia conservadora, asistió ayer al Foro Económico Mundial para América Latina. Allí expuso el plan de reformas y ajustes que aplica su gobierno en la crisis que heredó de su antecesor socialista, plan que las inflexibles autoridades económicas europeas consideran insuficiente. También, con optimismo, insistió en que el Viejo Continente saldrá avante de la crisis que hoy lo tiene postrado.

En Colombia, devolverá la visita que hace un año realizó a Madrid el presidente Juan Manuel Santos, asistirá a un foro de pequeños y medianos industriales y recibirá un grado honoris causa de la Universidad Sergio Arboleda.

Dadas las circunstancias, Rajoy podría también convertir el viaje en ocasión propicia para buscar respaldos en la crisis con Argentina. Colombia y México son receptores de millonarias inversiones privadas españolas, y allí hallará Rajoy un auditorio simpatizante y solidario. No hay que olvidar que en ambas naciones y otras del continente prosperan decenas de empresas españolas, como BBVA, hoteles Meliá y NH, Mapfre, Endesa, Gas Natural, Prosegur y varias firmas editoriales, entre otras.

Los sectores financieros, de comunicaciones y de energía de la economía española consiguen en América Latina entre el 35 y el 50 por ciento de sus utilidades. Rajoy seguramente querrá aprovechar su viaje para enviarles un mensaje de apoyo y optimismo. También es el momento de confirmar los temas económicos de la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Cádiz el próximo mes de noviembre, y a la que están invitados todos los mandatarios de América Latina.

La visita de un gobernante como Mariano Rajoy, quien hoy trata de enderezar el rumbo de su patria en los diversos frentes, siempre será de enorme interés e importancia para nuestro país.

Bienvenido, entonces, el presidente Rajoy a Colombia, un país que espera consolidar sus lazos de amistad, comerciales, culturales y migratorios con la Madre Patria.

editorial@eltiempo.com.co