Archivo

¿Quiénes fueron los ganadores y los perdedores de la Cumbre?

Hubo sinsabores, como la no participación de los países del Alba. Pero como ganador quedó Colombia.

notitle
16 de abril 2012 , 09:13 p.m.

Colombia 'fue el mayor ganador' en el balance de la Cumbre de las Américas. Al menos así lo expresó el columnista Andrés Oppenheimer en el 'Nuevo Herald'. Sin embargo, quedaron varios sinsabores sobre los resultados del encuentro.

La falta de una declaración oficial por parte de los mandatarios, según Scott Wilson, del 'Washington Post', "deja la pregunta sobre si debería haber o no un séptimo encuentro (2015, Panamá)".

Para la analista política Laura Gil, las cumbres "quedaron enterradas" en Cartagena. "Si los países del Alba no van a una próxima Cumbre porque no está Cuba, entonces no hay Cumbre; y si asiste Cuba, no va a EE. UU.", sentenció.

Sin embargo, esta falta de consenso hizo que se destacara la sintonía de los países latinoamericanos en los temas calientes.

El diario El País, de España, resalta en su editorial, por ejemplo, cómo la iniciativa de no tener más cumbres sin Cuba encontró "su más elocuente defensor en el mejor aliado de EE. UU. en la zona: Colombia".

De otro lado, los analistas coinciden en que no habría sido realista pedir que, en esta cumbre, Washington cambiara su política frente a La Habana o pedirle a Canadá (cuya jefa de Estado es la Reina Isabel II) que reconociera la soberanía argentina sobre las islas Malvinas.

Otra de las ganancias del encuentro es, según especialistas, una América Latina fortalecida políticamente, como nunca antes.

Para Sandra Borda, profesora de la Universidad de los Andes, ahora "hay una visibilización de esas diferencias, y Washington está disminuyendo su capacidad de influencia".

En el tema de las drogas, el crédito se lo llevaron los centroamericanos. La prensa internacional elogió la iniciativa del presidente de Guatemala, Otto Pérez, de pedir el debate del tema, y de Colombia, al promover la discusión.

Pero a pesar de todas las flores, según Gil, "se acabó la ilusión de Colombia como líder regional porque tuvo una rebelión de los países del Alba que no asistieron. Además, Argentina se fue enojada".

Si bien es cierto que a la presidenta argentina, Cristina Fernández, no le gustó que Santos no mencionara a Malvinas en su discurso, eso no fue lo único que la molestó.

En Cartagena, el presidente chileno, Sebastián Piñera, le expresó su preocupación por la nacionalización de la petrolera YPF, manejada por la española Repsol. "Tenemos velas en ese entierro", le dijo. Repsol tiene una subsidiaria que está en sociedad con una empresa chilena. Además, las relaciones de Fernández tampoco van bien con México, que denunció a Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por imponer trabas aduaneras a sus carros.

Estas medidas, consideradas como "proteccionismo comercial" por EE. UU., tampoco llevan por buen rumbo las relaciones con Washington. En marzo, suspendió su sistema de preferencias arancelarias e impulsó una protesta en el seno de la OMC.