Archivo

'Ya estamos venciendo la apatía que se vive en Bogotá': líder

José Sánchez, hombre fuerte de la participación ciudadana, habló de los críticos de los cabildos.

notitle
15 de abril 2012 , 10:07 p.m.

La participación de los ciudadanos en las grandes decisiones de la ciudad, una de las apuestas más fuertes del alcalde Gustavo Petro, vive momentos difíciles por cuenta de la bajas asistencias a los denominados cabildos que se desarrollan en varias localidades de Bogotá.

Pese a que José Miguel Sánchez, director del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDPAC), reporta que unas 120.000 personas se han reunido en los encuentros, la cifra está muy lejos de la meta inicial fijada por el gobierno de Petro: un millón de bogotanos.

Sánchez aprovechó para responder a un artículo de este diario en el que se evidenció la falta de asistencia a un cabildo en la localidad de Kennedy.

¿Qué les falló para que la gente no participara en los cabildos?

Por el artículo de EL TIEMPO tengo respeto, pero obviamente también tengo diferencias. Al mismo tiempo que usted estuvo haciendo la reflexión sobre un cabildo al que fueron pocas personas, también ha habido otros cabildos en los que usted no ha estado en los que hemos tenido asistencia de 500 a 200 personas.

¿No calcularon que Bogotá era una ciudad apática en participación?

Nosotros estamos decididos a recuperar la confianza en la comunidad para que tome decisiones sobre su destino. Hoy tenemos por firmas la participación de cerca de 120.000 personas asistiendo a los cabildos.

¿Es cierta la versión de que el tema de la participación generó roces entre el exsecretario Navarro y el alcalde Gustavo Petro?

No es cierto. Navarro fue claro, como lo ha sido durante toda su vida, en manifestarles a todos los periodistas y a los bogotanos que su decisión de retirarse del gobierno obedece a un asunto de orden personal.

¿Cómo piensan vencer la apatía de los bogotanos?

Ya estamos venciendo la apatía de los bogotanos. Al día de hoy han participado 120.000 personas a título individual, ciudadanos de a pie que se convocan libremente sin tener que responder a filiaciones políticas están en esta discusión sin necesidad de poner buses ni habilitar refrigerios. La participación es un proceso y entendemos perfectamente que haya voces que están interesadas en que el proceso vaya hacia adelante, así como otras voces a las que les interesaría ponerle un palo a la rueda.

¿Qué pasó con la cartilla que iba a llegar a las casas con el borrador del Plan de Desarrollo?

Está llegando. Nosotros tenemos en este momento 750.000 cartillas repartidas, lo que sucede es que el instrumento se cambió. ¿Por qué se cambió? Se cambió porque habíamos pensado hacerlo a través de los recibos del acueducto, pero no nos cuadraron los tiempos.

Tuvimos que recurrir a un mecanismo que denominamos 'plan manzana', en el que estamos entregando casa por casa el documento antes de los cabildos y eso ha incrementado la participación de los ciudadanos.

El concejal del movimiento Progresistas Diego García dice que los cabildos están en apuros. ¿Qué piensa usted de que los mismos concejales del movimiento del Alcalde estén cuestionando la efectividad de estos por la baja participación?

Yo respeto la posición del concejal García, no sé qué entenderá por apuro, pero igual la respeto. Vamos en la mitad de la discusión del Plan de Desarrollo, 120.000 personas es un número muy importante, y nos pone en la lógica de alcanzar al final del año procesos participativos en los que por lo menos un millón de personas van a estar involucradas, incluyendo los presupuestos, participativos, en los que la comunidad decide cómo se van a ejecutar los recursos en el territorio.

¿Qué tipo de capacitación reciben los funcionarios que moderan los encuentros?

Tuvimos un proceso de capacitación de primera línea durante un mes, y tenemos evaluaciones de carácter permanente. Esto nos va a permitir ir cambiando metodologías y recoger propuestas de la comunidad y propuestas de los mismos funcionarios.

REDACCIÓN BOGOTÁ