Archivo

Autoridades encuentran nuevas pistas sobre caso de robo de avión

Piloto que había perdido su licencia por desviar vuelos también es investigado por la Fiscalía.

notitle
14 de abril 2012 , 08:15 p.m.

Martín Orrego Parra, el piloto privado que el 20 de marzo pasado denunció el robo de su avión de un hangar del aeropuerto Eldorado, el más custodiado del país, podría resultar enredado por el insólito caso. (Lea también: Así va caso del avión que habría sido robado del aeropuerto Eldorado)

Orrego Parra aseguró tres días después del supuesto robo que fue suplantado por delincuentes que sacaron su nave, un Beechcraft 300 de matrícula HK-4406, con un plan de vuelo original y perfectamente autorizado. (Lea también: En Eldorado permanece carro del piloto que se robó un avión)

Sin embargo, tendrá que explicar varias aparentes inconsistencias en su versión, pues una de las seis personas que ese sábado abordaron el avión en el hangar Horizontal de Aviación presentó un pasaporte a nombre de Martín Orrego Parra. (Lea también: En avión desaparecido de un hangar de Eldorado viajaría un 'urabeño')

Esa persona superó sin problemas los controles realizados por la Policía y Migración. De ahí se ha derivado una nueva hipótesis que, de probarse, daría un giro radical a la investigación que realizan la Fiscalía, la Aerocivil, la Policía y la Fuerza Aérea.

Con las grabaciones de las cámaras de seguridad ubicadas en la zona de hangares y en las rampas de acceso al aeropuerto, se buscará determinar si Orrego estaba en el grupo que despegó en la madrugada del 17 de marzo rumbo a Roatán (Honduras) y que terminó haciendo una escala no autorizada en Urabá.

En la investigación está cobrando peso un segundo nombre. Se trata de Javier Uzcátegui, quien, como comprobaron los investigadores, es el dueño del carro Chevrolet Cruze de color negro en el que ingresaron los hombres que supuestamente robaron la aeronave.

En la inspección del vehículo se encontraron documentos pertenecientes a Martín Orrego Parra, así como una carta en la que la Aerocivil le notifica a Uzcátegui la suspensión de su licencia de aviación por el irregular desvío de las rutas de vuelo.

La identidad de Uzcátegui fue plenamente comprobada por testigos, quienes también señalaron al despachador Enrique Ruiz como la persona que realizó los trámites para autorizar la salida del vuelo.

Ahora se investiga si en la parada de apenas diez minutos que hizo el avión en el aeródromo El Cedro de Carepa (Antioquia) Orrego pudo abortar su viaje y volver por tierra a Medellín, lo que podría encajar con la demora para poner la denuncia. El objetivo sería reportar la pérdida de su aeronave, dado que en ese momento ya existía la alerta sobre la ruta no autorizada que había tomado el avión.

En la denuncia, Orrego aseguró que estaba en Medellín y que a su regreso a Bogotá no encontró el avión. Además, aseguró que también le robaron el pasaporte.

Por ahora, los más enredados son los tres vigilantes de la concesión Airplane, que maneja el aeropuerto El Cedro, y que ya fueron retirados de sus funciones. Uno era el que tenía a cargo la seguridad de la pista, que solo funciona de día. Pese a eso, ese día prendió en la madrugada las luces de la pista. (Lea también: Un avión desapareció de un hangar de Eldorado)

Alertados por el inusual aterrizaje a esas horas, varios policías de Carepa llegaron hasta la pista, justo en el momento en el que el avión volvía a tomar vuelo. El vigilante intentó convencerlos de que se trataba de un avión de la Fuerza Aérea, versión que quedó en entredicho cuando fue requisado y le hallaron siete millones de pesos.

La que sí está claro es que la parada en Carepa estaba perfectamente planeada por los que iban en el Beechcraft. Hay dos hipótesis: que allí se habría subido otro pasajero, posiblemente un jefe de 'los Urabeños', o que recogieron un cargamento de droga.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com